Todo sobre la armónica de blues

Práctica ➦ Tonalidades de armónica para empezar

PRÁCTICA
anterior siguiente

¿Qué tonos o tonalidades elijo para comenzar?

Una vez que tengamos claro que el tipo de armónica con el que debemos comenzar es el mayormente tratado en esta web, la diatónica de diez celdas o armónica de blues, en su afinación estándar o Richter, como hemos visto en armónicas recomendadas, llega la cuestión de elegir una tonalidad, un tono concreto en el que comprar nuestra primera armónica.

En realidad sería totalmente indiferente. Podríamos empezar con una diatónica en la tonalidad que deseemos, pero en la práctica, y a fin de seguir los primeros ejercicios, escalas, fraseos, tablaturas, instrucciones, clases, etc., es siempre recomendable comenzar con una armónica, en tonalidad C (Do) porque es el más ampliamente utilizado para este propósito al tener una frecuencia, rango o tono intermedio de entre las que se fabrican.

Sin tener en cuenta las tonalidades especiales en octava o rango bajo o alto (L, Low, H, High), una armónica en G (Sol) por ejemplo, sería la más grave o de tono más bajo de todas, mientras que una en F (Fa) o F# (Fa sostenido) sería la más aguda o alta (recordar algo de teoría musical y rangos tonales en las diatónicas).

Al adquirir nuestra primera armónica en C (Do) nos aseguramos así un tono intermedio en el rango tonal, siendo además el tono que con más facilidad encontraremos en cualquier tienda de música y el más ampliamente usado en ejercicios tanto en libros, métodos, manuales, CDs, audios, como en otras webs.

No sería necesario en principio especificar el tipo de afinación (Richter estándar) en una tienda de música a la hora de adquirir nuestra primera armónica puesto que es siempre la más común, pero es preferible asegurarnos porque pueden ofrecernos alguna afinación alternativa que no nos servirá para nuestro propósito en estos primeros pasos. Es posible, por ejemplo, que en la tienda no tengan ni idea de armónicas y nos ofrezcan una trémolo, una octavada, una diatónica de diez celdas con idéntico aspecto al resto pero con afinación menor natural, etc.

Recordar como se dijo en "armónicas recomendadas" que la tonalidad o tono de cada diatónica viene marcada de diversas maneras dependiendo del modelo y del fabricante, en la parte izquierda o derecha de la parte frontal de la embocadura a los lados de las celdas, en la parte izquierda o derecha del cuerpo o peine, o bien estampada o impresa en la cubierta metálica superior con la correspondiente leyenda, es decir:

Tonalidades mayores:

Otras tonalidades y afinaciones:

Debemos comenzar con la afinación estándar, Richter o mayor en C (Do) y olvidarnos de tonalidades en octava baja y afinaciones especiales de momento. Más adelante, cuando ya nos hayamos introducido en su ejecución podremos adquirir armónicas en otras tonalidades para cubrir más posibilidades e ir aprendiendo a tocar con tonos cada vez más alejados hacia los extremos.

En términos generales, las tonalidades más "fáciles" para principiantes en cuanto a sencillez en ejecución, facilidad para producir bendings, etc., siempre serán las de armónicas que cuenten con lengüetas largas, es decir las del extremo bajo en el rango tonal, desde C hacia abajo (C, B, Bb, A, Ab, G) ya que resultarán un tanto más "blandas", "suaves" y de respuesta más rápida, mientras que las armónicas del extremo alto en el rango tonal (Db, D, Eb, E, F, F#) resultarán bastante más "duras" y de menor respuesta debido a la escasa longitud de sus lengüetas. Por supuesto no hay que confundir estos conceptos con "mejores" o "peores", simplemente se trata de armónicas con diferente respuesta y timbre y ejecución característicos y únicos para cada tonalidad.

Sólo a modo orientativo, en la típica situación en la que toquemos Blues, Country, Rock, en segunda posición, las tonalidades de armónica de mayor uso serian las siguientes: C, A, D, G, Bb, F, Ab, Eb, Db, E, B y F# en el orden indicado. Para Folk, música tradicional, usaríamos la misma tonalidad de armónica que la de la música.

Cuando tocamos sin acompañamiento o sin tener que intentar seguir ningúna canción, tema, música o ejercicio, la tonalidad de la armónica es totalmente indiferente y podemos elegir la que queramos, pero cuando tocamos junto a otro instrumento o queramos acompañar con una música de fondo o seguir un ejercicio, es imprescindible elegir un tono concreto, es decir utilizar una armónica en el mismo tono o tonalidad que la música a acompañar (1ª posición) o utilizar las tablas de conversión o el círculo de quintas para tocar en otras posiciones (para todo esto ver el apartado posiciones).

Juego de diatónicas
En general, y para cualquier tipo o estilo musical, la mejor recomendación es comenzar con un PAQUETE BÁSICO DE SIETE ARMÓNICAS DIATÓNICAS, O DE BLUES, en la afinación usual, Richter estándar, y en las tonalidades A, Bb, C, D, E, F y G (La, Si bemol, Do, Re, Mi, Fa y Sol).

Con el tiempo y las posibilidades podemos ir adquiriendo los tonos restantes: Ab, B, Db, Eb y F# (La bemol, Si, Re bemol, Mi bemol y Fa sostenido), completando así las DOCE TONALIDADES.

Como ya se ha explicado la armónica más grave es la G y la más aguda la F#. De grave a agudo tendríamos la siguiente sucesión de armónicas: G, Ab, A, Bb, B, C, Db, D, Eb, E, F y F#, además de contar con la alternativa de tonalidades en octava baja (por ejemplo Low F, Low E, etc.), doble octava baja (low Low C, Low Low F, etc.) o también en octava alta (High G, etc.).

Normalmente para practicar por primera vez tanto notas normales como bendings es aconsejable como se ha dicho una armónica en C que es un término intermedio (en esta web y en la inmensa mayoría de las demás así como en métodos y libros, los ejercicios están ejecutados con armónica en la misma tonalidad, C, que además es la más común y fácil de encontrar).

Tonalidades armónica

Como ya se explicó, con una armónica en F o F# es más dificil conseguir los bends para el principiante por ser muy aguda (cuanto más aguda, más cortas son las lengüetas y más difíciles son los bendings), al contrario en una armónica en A, que tiene un bello sonido grave, pero que sin embargo resulta algo más duro conseguir notas en la octava baja para algunos principiantes.

Es decir cada tonalidad de armónica que usemos tiene su sonido, timbre, y características de ejecución únicas y particulares en algunos casos con diferencias muy notables a la hora de tocar con ellas.


Una vez que tengamos claro que la armónica realmente nos gusta es importante considerar las diatónicas por juegos completos de doce armónicas:

Como ya se mencionó en "Fundamentos", debemos considerar la diatónica como un instrumento compuesto por un juego de doce armónicas en las doce tonalidades, como base, al que podemos añadir tonalidades en octava baja como LC, LEb, etc. Por supuesto, no es obligatorio tener que adquirir las doce tonalidades, como ya hemos visto podemos empezar con el juego básico de seis o siete, pero realmente merece la pena adquirir finalmente el juego completo por la gran variedad de timbres, colorido y facilidad a la hora de escoger una tonalidad determinada para tocar o acompañar.

Mucho más adelante, una vez tengamos un dominio bastante aceptable y tras mucho tiempo de práctica, normalmente traducido en años en la mayoría de los casos, podríamos probar si nos interesa con afinaciones alternativas a la Richter estándar, más bien en el sentido de una opción añadida, dada la abrumadora, enorme y variada cantidad existente y a que cada afinación requeriría diferentes formas de tocar.

Esto significa que los supuestos precios asequibles de las armónicas son en realidad "aparentes" ya que el desembolso aumenta considerablemente. Si nos gusta un determinado modelo de calidad debemos multiplicar su precio por doce para tener el juego completo de tonalidades, lo cual puede no resultar asequible para muchos y de ahí la importancia del mantenimiento, cuidados diarios de cada armónica, técnica, respiración, etc. Además de los propios instrumentos, el armonicista diatónico suele terminar comprando amplificación, con lo cual el gasto continúa (amplificador/es, micrófono/s, pedal/es, efectos, etc...), por ello debemos de tener claro que en realidad la armónica, de forma amateur o profesional, puede llegar a ser igual o más caro que muchos otros tipos de instrumentos, pero por otro lado igual o menos caro que cualquier otro hobby o actividad.


¿Cómo identifico el tono (tónica) de una canción, tema o melodía?

Identificar el tono o tonalidad de un tema o canción, no es un método ni algo que podamos hacer mediante ningún procedimiento exacto. A la hora de elegir una armónica para acompañar lamentablemente no hay una solución fácil para identificar en qué tono o tonalidad está la canción, tema o música, es decir, cual es su nota tónica. Se necesitan años de experiencia y buen oído musical para poder hacer eso con rapidez, facilidad e infalibilidad. Hay que tener en cuenta que no sólo se trata de identificar tonos o notas sino también acordes, etc.

Si al acompañar a una banda nadie nos dice en qué tono va a sonar el tema, el método más común mientras adquirimos experiencia y sobre todo oído musical y capacidad para distinguir notas, es el de prueba-error, es decir, probar con una armónica en un tono determinado y ver si efectivamente ese tono y posición va bien y nos interesa para acompañar. Como norma general, y para segunda posición (la más usada) probemos a repetir pequeños fraseos que siempre empiecen y terminen en la nota tónica de la armónica que hayamos escogido.

Por ejemplo para comprobar si el tema está en G, probemos con armónica en C aspirando la celda 2, seguir con dos o tres notas más aspiradas o sopladas, hacia derecha o izquierda, y volver de nuevo a la tónica (celda 2 aspirada). Si estas notas "coinciden" o son "armoniosas" con las notas tónicas del tema, canción o música que suena entonces lo más probable es que la música esté en G, de lo contrario debemos probar con otra tonalidad de armónica y repetir los mismos pasos hasta encontrar la correcta.

Como anécdota, de entre muchas, recojo esta del armonicista Keith Graham, mientras observaba al gran Charlie Musselwhite.

"En el concierto, la banda con la que tocaba Charlie no siempre decía en qué tono iba a tocar el siguiente tema. Había mucho ruido en el escenario y en una canción ví a Charlie ir de armónica en armónica, probándolas, tratando de buscar la tonalidad correcta, volver a empezar de nuevo a probarlas una y otra vez sin encontrarla, hasta que al final la canción prácticamente había terminado."

Esto nos puede dar una idea de un cómo un músico como Charlie Musselwhite, con 40 y pico años de experiencia en los escenarios, no pudo encontrar una armónica concreta para el tono correcto del tema que sonaba por la dificultad intrínseca que esto entraña.

Cualquier otro método que no sea el de prueba-error, seguramente nos llevaría el mismo tiempo o más a fin de averiguar el tono deseado en que tocar y qué armónica usar, por lo que sería peor el remedio que la enfermedad.

Como un primer filtro para ahorrarnos trabajo hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de la música Blues, Country, Rock se toca en segunda posición y que las tonalidades más usadas en estos estilos son C, A, D, G, Bb, F, Ab, Eb, Db, E, B y F# en ese orden. Esto es sólo una aproximación, pero echaremos mano de estas tonalidades en principio, y si no damos con el tono adecuado tendremos que seguir probando con más armónicas.


Todos los audios están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario:

Un ejemplo de fraseo de afinación en G, usando armónica en C (segunda posición):


Si vemos que efectivamente suena bien y todo "encaja", habremos encontrado la tonalidad de la canción, de lo contrario descartamos esta armónica y probamos con la siguiente y así sucesivamente hasta dar con la armónica y tonalidad correctas y posición que nos interese.


Consejos del momento:

Tu cuerpo recuerda lo que repites. Siempre que tocas algo, bien o mal, tu cuerpo lo está aprendiendo. Tómate todo el tiempo que necesites para practicar, hazlo despacio pero procurando siempre hacerlo lo mejor que puedas y repítelo todas las veces que necesites. De esta forma crearemos "buenos hábitos" en nuestras prácticas.


anterior siguiente

También te puede interesar:


Respiración y resonancia



Consejos prácticos y sugerencias para el principiante



Radios online sobre armónica y Blues