Todo sobre la armónica de blues

Práctica ➦ Técnicas ➦ Tapado, slap, tongue slap

PRÁCTICA
anterior siguiente

El tapado (slap o tongue slap en inglés) es una técnica basada sobre el bloqueo de lengua con el que se consiguen adornos musicales consistentes en sonidos rítmicos o "golpes de percusión", según se desée, sobre las notas o acordes. Generalmente se usa en combinación con polirritmia.

En términos generales, y aunque no hay normas fijas, consiste en poner la lengua de costado (hacia la izquierda o derecha, según comodidad, conveniencia o gustos), tapando dos o tres celdas y dejando espacio para que al aspirar o soplar suene una o dos de ellas.

Explicándolo de otro modo, la técnica tiene el mismo mecanismo que utilizar la embocadura mediante bloqueo de lengua, para a continuación, y siempre a conveniencia, "tapar o destapar" las celdas con la lengua, creando así esos patrones rítmicos o de percusión.

En la práctica la forma más usual y típica de tapado es el de iniciar la ejecución con un acorde, aspirado o soplado, para a continuación tapar con la lengua la o las celdas que nos interesen de forma rápida y abrupta, dejando generalmente sólo una o dos notas sonando y repitiendo la operación cuantas veces queramos de forma rítmica.

Esta técnica fué muy utilizada por los armonicistas clásicos y sigue siendo un gran recurso de la diatónica e incluso de la cromática hoy en día.

El dominio de la técnica del bloqueo de lengua no es sencillo para el principiante y se debe más bien empezar a experimentar con ella una vez que hayamos practicado en profundidad durante bastante tiempo las técnicas anteriores de bloqueo de labios, respiración, notas limpias, etc.


Ejemplos sencillos. Todos los audios están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario:


Representación de las notas:
soplada
aspirada

Ejemplo de tapado:


Ejemplo de tapado (Leandro Chiussi):

       
3 3 4 4 4 4 3 2 1 2 2


Consejos del momento:

Acostúmbrate desde el principio a mantener una buena apertura oral interna a fin de conseguir la mejor resonancia y el mejor tono. Internamente debes abrir todo lo que puedas la boca y la garganta, consiguiendo así un tono más calido y lleno que mejorarán nuestras interpretaciones. Estas posturas pueden resultar un tanto rígidas y forzadas al principio pero debemos hacerlo con total relajación y naturalidad hasta que se convierta en un hábito.



Algunos ejemplos en vídeo:


anterior siguiente