Todo sobre la armónica de blues

Teoría: Las posiciones en la armónica diatónica

TEORÍA

El término "posiciones" en la armónica diatónica suele resultar lioso y complicado para todos los que comenzamos, y las explicaciones a veces suelen terminar siendo aún más incomprensibles y enigmáticas porque hay que utilizar teoría y términos musicales para detallarlos adecuadamente.

Básicamente "tocar en otra posición" consiste simplemente en tocar en una tonalidad diferente a la de la propia armónica, por ejemplo: la posición más ampliamente usada en la diatónica, la segunda posición, que consiste en tocar en G (Sol) usando una armónica en C (Do), o tocar en A (La) usando una armónica en D (Re), etc.

Con una armónica en C por ejemplo, pensaríamos que con ella únicamente podríamos tocar en ese tono (C, Do) pero en realidad con ella podríamos hacerlo en cualquiera de las otras 12 tonalidades posibles, y es a eso a lo que llamamos tocar en otras posiciones o usar otras posiciones, aunque eso sí, con un grado de virtuosismo bastante alto y después de mucha práctica y esfuerzo debido a que requeriría un dominio muy avanzado de bends y overbends cuando se necesiten, y de mucha práctica para poder cambiar de tonalidad sin cambiar de armónica en los fraseos y melodías.



Debemos tener en cuenta de que en realidad, y estrictamente hablando, no "tocamos la armónica", sino que más bien "tocamos una armónica" en un tono concreto, que puede ser, en el caso de las diatónicas, una armónica en C, en G, en Ab, etc. y que con cada armónica que usemos cambiamos de tonalidad y por lo tanto la situación de las notas en el patrón también cambia (ver "Diagramas de notas y afinaciones").

Cuando usamos otra posición que no sea la primera (la de la tonalidad marcada de fábrica en la armónica), la forma de tocar varía, es decir, es diferente a como tocamos en primera posición puesto que la situación de las notas a lo largo de las celdas para tocar una misma melodía ya no sería la misma, basta ver la disposición de notas en cada tonalidad de armónica.

Sería lo mismo que decir que para tocar una misma melodía, si cambiamos de una tonalidad de armónica a cualquier otra, tendríamos que tocar de forma diferente, en otra posición.

Otra forma de entenderlo es que con una armónica en C (Do), por ejemplo, podemos tocar en otras tonalidades cambiando la nota en la que iniciamos y terminamos una escala o una melodía, es decir, elegimos otra nota tónica o nota raíz. Podemos ver ejemplos de escalas en varias tonalidades con armónica en C en la sección "Escalas".

Las armónicas diatónicas como ya se sabe tienen una sucesión determinada de notas a lo largo de las diez celdas, especialmente diseñada para que "suene bien" en un determinado tono sin muchas complicaciones (escala diatónica).

De esta manera fué originalmente diseñada su disposición de notas en el siglo XIX para precisamente tocar acordes y melodías folk simples que se consiguen en la mayoría de las veces soplando las notas que es la característica principal de la primera posición. Con la evolución de los estilos de música modernos (Blues, Rock, Country...) los armonicistas encontraron otra manera más expresiva de tocar, en el que las notas principales y más marcadas son aspiradas, la segunda posición. Al dominar las notas aspiradas, además, los músicos se encontraron con otra de las características más importantes de la armónica moderna, el bending. Prácticamente hoy en día el 90% de la música con armónica se toca precisamente en esta posición, la segunda, pero existen como decimos, en teoría, doce.

Nos encontramos pues con armónicas en A, en C, Db, etc... es decir, en los doce tonos además de muchas otras afinaciones y variantes.

La sucesión de notas en una armónica en C, por ejemplo, es completamente diferente a la de una armónica en G tal y como se aprecia a continuación, aunque guarda el mismo patrón o relación entre notas y celdas, (ver también diagramas de notas):

(Todos los archivos de audio están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario)


Disposición de notas en cualquiera de las doce tonalidades, en modo texto:

Armónica diatónica de diez celdas. Afinación Richter estándar. Elige una tonalidad de armónica para ver su disposición de notas:
soplar
               
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
aspirar
En gris: Bends soplados o aspirados
En negro: Notas normales sopladas o aspiradas
En naranja: Overbends: overblows y overdraws


Al haber 12 afinaciones básicas Ab, A, Bb, B, C, Db, D, Eb, E, F, F# y G hay por lo tanto también 12 posiciones diferentes a usar, aunque en la práctica las más usadas son la primera, segunda y tercera.

Con todo esto pronto nos damos cuenta que si queremos tocar una melodía en C con una armónica en G la posición de las notas para producir la misma melodía cambia por completo, o dicho de otra forma, la manera de tocar es diferente.

Todo esto puede sonar complicado al principio, pero un ejemplo práctico es mucho más efectivo. Probemos a intentar seguir cualquier ejercicio o ejemplo de audio de estas páginas (que están ejecutados con armónica en C) con otra armónica, una en A por ejemplo. Nos daremos cuenta inmediatamente que al intentar tocar de la misma manera (las mismas celdas, aspirando en la 2, soplando en la 3, etc....) nada funciona, las notas no "coincidirán". Y es que para que suene exactamente igual, en el mismo tono, tendremos que cambiar de forma de tocar (de posición) puesto que una armónica en A no cuenta con la misma disposición de notas que una armónica en C (ver diagramas de notas).



Además de todo esto alguna vez habremos leído o escuchado que una de las formas más comunes y habituales de tocar una armónica es usar la segunda posición (en Blues por ejemplo, se usa esta posición casi mayoritariamente), es decir, tocar en G por ejemplo, usando una armónica en C, con lo que nos preguntaremos ¿para qué usar otra posición?, o dicho de otra forma, si tenemos armónicas en todas las tonalidades ¿para qué recurrir a otras posiciones?.


¿Para qué usar tantas posiciones, si siempre tenemos disponible la primera posición, es decir la de la tonalidad natural de la armónica?

La explicación es que podremos tocar en varias tonalidades un mismo tema o melodía sin tener que cambiar de armónica, siempre que dominemos las técnicas del bend como mínimo y del overbend como opción. De esa forma siempre tenemos disponible cualquier otra nota para usarla como tónica (o nota raíz) para iniciar o terminar una melodía o fraseo, cambiando de esa manera de tonalidad (y de posición), por ejemplo: tocar en G con una armónica en C como ya se ha explicado.

Además otro aspecto importante es que las distintas posiciones dan un "acento" o "sabor" especial, único y propio incluso aunque toquemos exactamente las mismas notas de una misma melodía.

Cada posición tiene pues su "carácter" y "personalidad" propias. Por ejemplo, en la diatónica de diez celdas, si usamos la segunda posición las notas principales serían las aspiradas, las que permiten más celdas con bending resultando en notas más expresivas, por lo que viene perfecto para estilos como el blues o el rock. Para otros estilos como el folk, clásica, melodías etc., la primera posición encajaría mejor, las notas principales serían las sopladas y es la posición para la que se desarrolló la armónica por Herr Richter. Para música en tono menor, por ejemplo, nos servirían la tercera y cuarta posición. La quinta posición por ejemplo (también llamado modo Frigio) tiene un "acento español" y se usa ampliamente en música andaluza, etc, etc.

Es decir, con cada posición tenemos una forma diferente de tocar o acompañar y además con un estilo o acento especial, en algunos casos con notables diferencias.

No confundir estos conceptos con las afinaciones, como por ejemplo armónicas fabricadas en los doce tonos menores (Menor natural, Natural Minor), afinaciones especiales de todo tipo: Melody Maker de Lee Oskar, Menor armónico (Harmonic Minor), etc. que no tienen nada que ver con las posiciones o la "forma de tocar".

· · · · · ·

No hay documentación ni constancia escrita del porqué y cómo se originó la idea de tocar una armónica en otra tonalidad distinta a la que se ideó, ni tampoco aparece en ningún manual de los primeros tiempos de la armónica, pero el uso de las posiciones debe de ser bastante antiguo.

Existen en EE. UU. unas primeras grabaciones sobre el año 1920 en las que se usaban la 2ª posición (G en armónica C), 4ª posición (A en armónica C), 5ª (E en armónica C) y 12ª posición (F en armónica C). Existe el término cross o crossed (cruzado) para referirse al uso del acordeón diatónico en una tonalidad distinta que la que se fabricó. Bien pudiese ser que el término se tomó de la armónica o al contrario la armónica lo tomó del acordeón.




Identificación de tonalidades en las armónicas diatónicas

El rango de tonalidades en las diatónicas van en el orden mostrado en la tabla de abajo, siendo G la más grave, y F# la más aguda. Por consenso se identifican las armónicas en los tonos mostrados. En la inmensa mayoría de las veces la tonalidad Gb/F# se identifica como F# únicamente, rara vez se la marca como Gb.

Recordar:
Notas musicales y equivalencias (enarmónicos):
G G#/Ab A A#/Bb B C C#/Db D D#/Eb E F F#/Gb
Escala cromática representada con notas sostenidas:
G G# A A# B C C# D D# E F F#
Escala cromática representada con notas bemoles:
G Ab A Bb B C Db D Eb E F Gb
De B a C (Si a Do) = 1 semitono.
De E a F (Mi a Fa) = 1 semitono.
Distancia entre el resto de notas = 1 tono (2 semitonos).



¿Entre tantas posiciones o maneras de tocar, con cual empiezo?.

Teóricamente es indiferente, puesto que alguna vez tendremos que aprender a tocar en al menos alguna de las tres posiciones más usadas: la primera, la segunda o la tercera.

En la práctica lo más usual es iniciarse con la primera y segunda posiciones, dejando las posiciones tercera y demás para cuando contemos con más práctica y desenvoltura. La segunda posición es, por abrumadora mayoría, la más usada en Blues, Rock, Country y casi toda clase de música moderna porque como ya hemos visto permite más expresividad en las notas principales que serían las aspiradas.

Por orden de sencillez, la primera posición es la más "fácil" para ejecutar melodías diatónicas muy sencillas, sobre todo si nos gusta la música Folk, etc., aunque no hay nada que tampoco impida tocar Blues en primera posición, por ejemplo. Le seguirían la segunda posición que podríamos considerar como la estándar o básica, la tercera muy adecuada para tonos menores así como la cuarta, la quinta y la doceava posición. Si además empezamos a dominar con algo de maestría los bends y overbends podríamos adentrarnos en el resto de posiciones, cada una de ellas con su especial carácter.

Cuando ya contemos con experiencia en varias posiciones tengamos en cuenta que a la hora de tocar y acompañar no se trata de tener que elegir obligatoriamente una posición determinada que sea la correcta o "ideal" para un determinado tema o canción, podemos usar cualquiera de las doce posibles aunque resultando, eso sí, unas más difíciles que otras.




Tablas de cambio de tonalidad y cálculo de posiciones.

Cuando se toca la armónica, la posición usada determina el "donde" (que celda) y el "cómo" (soplar, aspirar, bend, overbend...) de la nota raíz o tónica en la escala que se está tocando. La tónica es la nota en la que las melodías y fraseos musicales salen y regresan. La mejor forma de comprender todo esto de las posiciones es practicar con una armónica en C siguiendo algunos ejemplos de la sección "Escalas para armónica".

La primera posición, también conocida como directa o straight harp, consiste en usar la misma tonalidad de armónica que en la que queramos tocar (su tonalidad natural). Las notas raíz (tónicas) serían las celdas 1, 4, 7 y 10 sopladas. En esta posición el modo musical sería el Jónico (Escala Mayor). Principalmente usada para melodías simples, música folk, tradicional o popular.

La segunda posición, también conocida como cruzada o cross harp, consiste en usar una armónica en una tonalidad siete semitonos por encima de la tonalidad a la que queramos tocar. En segunda posición el acorde aspirado se convierte en la tónica (nota raíz) en lugar del acorde soplado. Las notas raíz (tónicas) serían las celdas 2 aspirada / 3 soplada, 6 y 9 sopladas. El modo musical sería el Mixolidio. Principalmente usada para casi todo tipo de música moderna, Blues, Country, Rock, Pop, etc.

La tercera posición, también conocida como doble cruce, double crossed, slant harp o draw harp, consiste en usar una armónica en una tonalidad a un tono completo (dos semitonos) por debajo de la tonalidad a la que queramos tocar. Las notas raíz (tónicas) serían las celdas 1, 4 y 8 aspiradas. En esta posición el modo musical sería el Dórico. Principalmente usada para música en tono menor y Blues menor.

Otras posiciones mucho menos usadas en la armónica son la cuarta posición que es una escala menor natural (modo Aeolidio). La quinta posición, otro tipo de escala menor (modo Frigio). La sexta posición es una modalidad de escala mayor (modo Locrio) y la doceava posición, otro tipo de escala mayor (modo Lidio).

Aunque no es la única manera de explicarlo, una ayuda para entender mentalmente cómo se relacionan los tonos de armónica y las posiciones entre sí, es teniendo en cuenta una sola regla, aparentemente sencilla. Consiste en que para cada posición consecutiva, la tonalidad se mueve una quinta perfecta, osea, siete (7) semitonos, por encima de la posición anterior (ver círculo de quintas más abajo).

De esa forma, con una armónica en C, por ejemplo tendríamos:

El único problema, como todo en transposiciones musicales, es que hay que tener en cuenta que de B a C y de E a F no hay un tono, sino un semitono de diferencia, y los cálculos suelen resultar bastante liosos en algunas tonalidades.

Existen varias formas de calcular y representar las posiciones mediante esquemas o tablas. La primera de ellas, mostrada a continuación, consiste en elegir o calcular qué armónica y posición concreta usar a partir del tono de la música, canción, tema o melodía que suene o queramos acompañar, es decir, si por ejemplo sabemos el tono en el que va a sonar un tema elegimos una armónica / posición, como se muestra en la tabla interactiva siguiente:

Nota: En las tablas y en los círculos de quintas más abajo, se representan juntas, por parejas, tonalidades mayores y menores como G (o E menor), C o (A menor), etc. al estar relacionadas. En terminología musical se les llama tonalidades relativas que comparten la misma armadura de clave y alteraciones (sus escalas cuentan con las mismas notas pero comienzan en un punto diferente).

CÁLCULO EN LAS TRES PRINCIPALES POSICIONES EN LA ARMÓNICA DIATÓNICA AL ACOMPAÑAR O SEGUIR A UN DETERMINADO TONO, MÚSICA, TEMA, CANCIÓN, OTROS INSTRUMENTOS, ETC.
Si la música, canción, tema, otros instrumentos, etc., tocan en o quieres tocar en esta tonalidad, puedes escoger una armónica en:
tocando en primera posición, o en
tocando en segunda posición, o en
tocando en tercera posición

Además de las tres posiciones más usadas, existen en teoría hasta un total de doce posibles formas de tocar en la diatónica. Por orden de uso y dificultad están la 1ª, 2ª y 3ª, ya explicadas (la 2ª posición es la más usada de todas); la 4ª en la que se consiguen también tonos menores como en la tercera, en los registros altos y medios; la 5ª, también para tonos menores; y la 12ª para tonos mayores en registros medios y altos.

EN LAS DOCE POSICIONES
Si la música, canción, tema, otros instrumentos, etc., tocan en o quieres tocar en esta tonalidad, puedes escoger una armónica en:
tocando en   1ª posición, o en
tocando en   2ª posición, o en
tocando en   3ª posición, o en
tocando en   4ª posición, o en
tocando en   5ª posición, o en
tocando en   6ª posición, o en
tocando en   7ª posición, o en
tocando en   8ª posición, o en
tocando en   9ª posición, o en
tocando en 10ª posición, o en
tocando en 11ª posición, o en
tocando en 12ª posición


Habrán muchas posiciones en las que las notas raíz o tónicas coincidirán o bien con bends, de distinta profundidad, o bien con overbends, y resultarán en formas de tocar cada vez más difíciles incluso para armonicistas con un dominio medio o avanzado por lo que podemos hacernos una idea de la complejidad y dificultad en tocar cromáticamente. Como cualquier instrumento musical, la armónica diatónica no tiene un "punto final" en el que se la llega a dominar completamente, es un aprendizaje contínuo que "nunca termina" y llegar siguiera a completar una simple escala, en las doce posiciones, con una armónica de una única tonalidad es todo un reto.




La otra manera de calcular las posiciones es la de la siguiente tabla interactiva, mas habitual que la anterior, donde sin necesidad de tener que seguir o acompañar a ninguna música, tono en concreto, canción, tema, otros instrumentos, etc., partimos de cualquier tonalidad de armónica que queramos usar y calculamos en qué tono estaríamos tocando realmente usando una determinada posición, o viceversa.


CÁLCULO EN LAS TRES PRINCIPALES POSICIONES EN LA ARMÓNICA DIATÓNICA SIN NECESIDAD DE ACOMPAÑAR O SEGUIR A UN DETERMINADO TONO, MÚSICA, TEMA, CANCIÓN, OTROS INSTRUMENTOS, ETC.
Con una armónica en estarás tocando en:
usando la primera posición, o en
usando la segunda posición, o en
usando la tercera posición
EN TODAS LAS POSICIONES
Con una armónica en estarás tocando en:
  1ª posición, o en
  2ª posición, o en
  3ª posición, o en
  4ª posición, o en
  5ª posición, o en
  6ª posición, o en
  7ª posición, o en
  8ª posición, o en
  9ª posición, o en
10ª posición, o en
11ª posición, o en
12ª posición
(Tablas adaptadas de www.harmonicaclub.com)



Otra forma gráfica de representar las posiciones como en la tabla interactiva anterior. En ella se parte de cualquier tonalidad de armónica en la columna de la izquierda, sin tener en cuenta necesariamente si vamos a acompañar a alguna música, tema, canción o instrumento en particular. A continuación elegimos en qué posición queremos tocar (fila superior), y como resultado nos encontramos, en las casillas centrales correspondientes, la tonalidad en la que realmente estaríamos tocando.

Ejemplo: con armónica en C, elegimos la 4ª posición y, por lo tanto, estaríamos tocando en A:


La comparación entre esta tabla y la anterior pueden parecer confusas, incluso contradictorias al principio, hasta que entendamos la lógica de la armonía musical. Normalmente para acompañar música en la que sepamos su tonalidad resulta más sencilla la primera tabla. Esta segunda tabla es perfecta si queremos tocar solos, sin acompañar.


Otra forma tradicional de calcular las posiciones es usando el conocido y famoso círculo de quintas que utiliza el mismo principio de separación de una quinta (7 semitonos) entre una posición y otra para saber igualmente qué armónica usar, en qué posición y con qué tonalidad de música, o viceversa, si se conoce la tonalidad de la música saber que armónica usar en determinada posición:

Si tienes una armónica en una determinada tonalidad y quieres saber la tonalidad de la canción o música en distintas posiciones para esa armónica, sigue el círculo en el sentido del reloj (hacia la derecha) hasta encontrar el tono de la canción. Por ejemplo con una armónica en C la primera posición es C, la segunda está en G, la tercera en D y así sucesivamente. Por lo tanto si tocas con una armónica en C 3ª posición estás tocando música en tonalidad o tono de D:





Si conoces la tonalidad de la canción o música y quieres saber qué armónica usar, sigue el círculo contrarreloj (hacia la izquierda hasta encontrar la tonalidad de la armónica para una determinada posición. Por ejemplo, la canción está en A, si quieres tocar en tercera posición sigue el circulo contrarreloj tres posiciones (contando la propia A), te encontrarás con la clave de G que es la tonalidad de armónica que tienes que usar.

En ambos círculos, los tonos menores también están representados y el modo de cambiar de una posición a otra tiene el mismo mecanismo.




Breve esquema de los modos musicales y su "carácter"

Tradicionalmente los nombres de los modos musicales de la escala diatónica provienen de la antigua Grecia y no sólo servían para denominar lo que más tarde se llamaron escalas, es decir, sucesiones y patrones de las siete notas principales ascendentes o descendentes, sino que también tenían y siguen teniendo un sentido filosófico para describir el sentido o carácter que tenían cada uno de ellos.

Aunque en la actualidad los modos musicales no tengan exactamente la misma estructura de intervalos que en la antigua Grecia, básicamente los modos son sucesiones de las siete notas musicales básicas, sin alteraciones siguiendo un mismo patrón. En realidad no son escalas diferentes sino "formas" diferentes de interpretar la misma escala, de ahí el término "modo".

La forma más rápida y sencilla de entender los modos musicales es, partiendo del modo jónico, el conocido Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, Do, (C D E F D A B C) o escala mayor, deducir los siguientes siete modos musicales en el orden reflejado en la tabla:


Modo Escala Secuencia Tono Nota/s raíz (celdas) Posición Carácter (subjetivo)
Jónico C D E F G A B C T-T-s-T-T-T-s-T C mayor 4 sop. 1ª pos. Armonioso, sensible
Dórico D E F G A B C D T-s-T-T-T-s-T-T D menor 4 asp. 3ª pos. Melancólico, triste
Frigio E F G A B C D E s-T-T-T-s-T-T-s E menor 5 sop., 2 sop. 5ª pos. Místico
Lidio F G A B C D E F T-T-T-s-T-T-s-T F mayor 5 asp. 12ª pos. Feliz, vibrante
Mixolidio G A B C D E F G T-T-s-T-T-s-T-T G mayor 2 asp., 6 sop. 2ª pos. Vigoroso
Eólico A B C D E F G A T-s-T-T-s-T-T-T A menor 6 asp. 4ª pos. Lacrimoso
Locrio B C D E F G A B s-T-T-s-T-T-T-s B disminuido 3 asp., 7 asp. 6ª pos. Tierno

Son sólo los siete ejemplos básicos de partida. En realidad se puede tocar en cualquier modo y en cualquier tonalidad de la escala cromática. En "Secuencia" podemos ver el patrón de intervalos para formar cada modo en donde T = tono, s = semitono

Esta tabla es sólo un primer vistazo para entender de forma sencilla los siete modos, usando notas naturales sin alteraciones, como las teclas blancas de un piano, pero en realidad tengamos en cuenta que podemos tocar en modo jónico en C (como en la tabla) o en F#, o en modo lidio en D, o en modo frigio en Gb, etc., es decir, podemos tocar en cualquier modo y en cualquier tonalidad.

Para eso existen fórmulas y reglas basadas todas en la transposición musical (transponer un pasaje musical de una tonalidad a otra), por ejemplo, usando la plantilla de "Secuencia intervalos" de la tabla anterior, o herramientas online donde podemos obtener escalas de cualquier modo musical en cualquier tonalidad. Como se observa en la tabla, cada modo musical, sea cual sea la tonalidad en la que lo toquemos tiene su carácter y cualidad distintiva y única, difícil de expresar con palabras, además de tener cada modo cualidades mayores, menores, disminuidas, etc.

Comentarios ▼  Más

Antony Dannecker Custom Blues Harmonicas

Musikhaus Thomann Linkpartner - Armónicas, accesorios

« »