Todo sobre la armónica de blues

Práctica ➦ Técnicas ➦ Octavas (usando bloqueo de lengua, tongue splits)

PRÁCTICA

El bloqueo de lengua además de ser utilizado por muchos armonicistas como su única técnica de producir notas simples, o bien como técnica combinada junto con el bloqueo de labios (pucker), sirve además para producir muchos tipos de intervalos, siendo el más utilizado el de las octavas.

Las octavas son un tipo de intervalo musical en el que se toca una nota simultáneamente a otra que está ocho grados de distancia más arriba.

Por ejemplo si se toca un Do (C) su octava sería Do-1, Re-2, Mi-3, Fa-4, Sol-5, La-6, Si-7, Do-8 (en la siguiente octava), es decir tendríamos dos sonidos de igual tono pero en octavas o alturas diferentes produciendo un tercer sonido resultante reforzado y potente, mezcla de ambos.

Además de los muchos ejemplos en audio explicados abajo, las más usuales y famosas octavas en la diatónica se consiguen en el registro bajo, celdas 1 a 4 de la derecha, tanto soplando como aspirando, tapando con la lengua las dos celdas centrales, 2 y 3, y procurando dejar bien libres las de los extremos, 1 y 4, mediante un buen bloqueo de lengua.

De la misma forma, si nos fijamos en la disposición de notas, se pueden conseguir muchos otros intervalos, como por ejemplo séptimas y sextas eligiendo que pares de celdas queramos utilizar a lo largo de la embocadura y bloqueando, en su caso, menos celdas centrales con la lengua.

Ejemplos de octavas producidas con la técnica del bloqueo de lengua (podemos ver los diagramas de notas para cada armónica y comprobar que notas se producen):


Ejemplos sencillos. Todos los audios están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario:


Ejemplo de octavas (bloqueo de lengua) celdas 1 y 4 sopladas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 1 y 4 sopladas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 1 y 4 aspiradas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 1 y 4 aspiradas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 2 y 5 sopladas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 2 y 5 sopladas (Leandro Chiussi):


Intervalo (bloqueo de lengua) celdas 2 y 5 aspiradas (entre estas celdas aspiradas hay una distancia o intervalo de siete grados, es decir, no se trata de una octava puesto que falta un grado o tono más para completarla):


Intervalo (bloqueo de lengua) celdas 2 y 5 aspiradas (entre estas celdas aspiradas hay una distancia o intervalo de siete grados, es decir, no se trata de una octava puesto que falta un grado o tono más para completarla) (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 3 y 6 sopladas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 3 y 6 sopladas (Leandro Chiussi):

Octavas (bloqueo de lengua) celdas 3 y 7 aspiradas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 3 y 7 aspiradas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 4 y 7 sopladas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 4 y 7 sopladas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 4 y 8 aspiradas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 4 y 8 aspiradas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 5 y 8 sopladas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 5 y 8 sopladas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 5 y 9 aspiradas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 5 y 9 aspiradas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 6 y 9 sopladas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 6 y 9 sopladas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 6 y 10 aspiradas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 6 y 10 aspiradas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 7 y 10 sopladas:


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 7 y 10 sopladas (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 2 y 5 aspiradas con bending en la 2 (Leandro Chiussi):


Octavas (bloqueo de lengua) celdas 3 y 6 aspiradas con bending en la 3 (Leandro Chiussi):



Consejos del momento:

La mejor manera de abordar cualquier instrumento musical es a base de sesiones cortas pero con mucha frecuencia, por ejemplo: dos sesiones de media hora casi todos los días. Permanecer tres, cuatro o más horas persiguiendo algo que no nos sale sólo conseguirá fatigarnos, cansarnos y hasta hacernos perder el gusto y las ganas. Tampoco sirve de mucho estar un día entero practicando para luego olvidarnos y dejarlo hasta el próximo mes. Recuerda: sesiones cortas, con música o ejercicios que nos agraden o que tengamos que mejorar, pero con frecuencia. Entre sesiones, incluso sin armónica podemos practicar tiempos, ritmos, escuchar, etc...



Algunos ejemplos en vídeo: