codigo traductor traduccion morse telegrafia telegrafo

CW · Morse ➦ El código morse, alfabeto


Rincón de herramientas para el más fascinante sistema de comunicación de todos los tiempos

La telegrafía usando el código morse es un arte especial y único que siempre ha intrigado a quienes la han conocido. La idea de comunicar ideas y pensamientos a través de pulsos, sonidos, golpes o luz intermitenes que conforman un código que representa el alfabeto es simplemente genial, siempre ha despertado curiosidad y ha estado envuelto en cierto halo de misterio y enigma. A pesar de estar actualmente superado en velocidad por las modernas tecnologías, el morse sigue desafiándolas como un medio robusto cuando todo lo demás falla.

El tradicional sistema de puntos y rayas del código morse es una representación gráfica que proviene de los primeros tiempos de la telegrafía donde los mensajes aparecían impresos realmente en cintas de papel. Esta forma de representación es la más popular y conocida que prevalece aún hoy en día por su inmediatez visual, sin embargo y a efectos prácticos, solo es útil para una primera comprensión del alfabeto. El aprendizaje del morse es más bien como el de un idioma o como de la música donde lo más importante es el sonido, cadencia y ritmo de cada caracter compuesto de combinaciones de señales cortas, largas y espaciados. Para el aprendizaje es imprescindible centrarse desde el primer momento en el cómo suena y no en cómo se representa mentalmente de forma gráfica, ni mucho menos en estar contando puntos y rayas.

Radiotelegrafista

El morse no fue desarrollado como un método de envío de información para ser procesado automáticamente como sucedería con la multitud de las siguientes invenciones, sino que al contrario, se creó para ser enviado y transmitido manualmente, "codificado" y "decodificado" por operadores, por personas reales. Los siguientes pasos fueron los conocidos medios masivos de comunicación, pero el morse o CW siempre está ahí como el más simple y efectivo sistema.

A pesar de los intentos de eliminarlo definitivamente, continúa siendo imprescindible en pleno siglo XXI. Como ejemplo: ejércitos y corporaciones de muchos países eliminan de vez en cuando el morse por considerarlo desfasado y obsoleto para a continuación, ante el más mínimo problema, incidencia, catástrofe o calamidad, volver a restablecerlo y considerarlo obligatorio y esencial. De hecho, siempre bajo presiones tanto políticas como económicas, primero fue decretado su abandono en las comunicaciones marítimas y luego en la propia radioafición de casi todos los países donde se eliminó la obligatoriedad de su conocimiento para la obtención de licencias, dando como resultado la perplejidad entre muchos aficionados que lo consideran como un auténtico desprestigio de la actividad y que, como reacción, se ha intensificado y reivindicado su uso como un orgullo. Se ha llegado incluso a proponerlo ante la UNESCO para ser declarado patrimonio inmaterial de la humanidad al fin y al cabo el morse es la más antigua y básica forma de comunicación en tiempos modernos, íntima y estrechamente ligada al nacimiento de las primeras comunicaciones y de la propia radio.

Entre las ventajas de toda la vida sobre el morse:

Blinker

Actualmente el morse está integrado totalmente en informática y electrónica, y existen herramientas realmente insuperables para el aprendizaje, pero contra todo lo que pudiera parecer no hay capacidad de proceso que pueda ni siquiera igualar la calidad de codificación o descodificación de señales frente al oído humano que, bien entrenado, será siempre superior con señales que por ejemplo no se diferenciarían del ruido existente. Debemos tener en cuenta que una transmisión manual siempre se descodificará mejor por un oído entrenado que por un programa informático o un equipo electrónico por muy ajustable que sea.

El único requisito para dominar el morse es un período de práctica en recepción con ejercicios de mucha repetición que podrían parecer más difíciles de lo que en realidad son, es decir, el morse es en realidad un nuevo idioma, mucho más simple, pero que debemos aprender desde cero a base de reiteración contínua. Una velocidad mínima para empezar sería de unos 5-8 ppm (palabras por minuto), una aceptable sería de unas 10-15 ppm. Con la práctica y la experiencia podríamos llegar a las 20-25 ppm o más incluso.

A la hora de transmitir con manipuladores, especialmente cuando se trata de las clásicas llaves manuales verticales, y a fin de que el código resulte lo más legible y nítido posible, es esencial mantener un buen equilibrio y exactitud en la duración de pulsos cortos y largos (puntos y rayas) y espaciados entre ellos, entre caracteres y entre palabras.

La estructura básica del espaciado del código morse con la que podríamos partir para conseguir un equilibrio armonioso sería aproximadamente la siguiente:

El mejor método para dominar la recepción a oído es escuchar y anotar, en sesiones frecuentes pero no demasiado largas, grupos de cuatro, cinco o seis caracteres aleatorios (letras, números, signos, abreviaturas) que no formen palabras entendibles ni lenguaje claro para no anticiparnos por deducción. Es importante también que en las prácticas intentemos escuchar a una ligera mayor velocidad de la que seamos capaces para no estancarnos y entrenar mejor el oído.

Otros métodos muy efectivos para aprender morse (ver software) son, por ejemplo, el espaciado Farnsworth, inventado por Donald R. Farnsworth (W6TTB) a finales de 1950 y que consiste que aprender desde el principio a recibir caracteres a velocidades altas (entre 15 y 25 palabras por minuto o más) pero distanciando mucho más la separación entre ellos, de esa forma nos acostumbramos a identificarlos por su sonido con tiempo de reacción entre uno y otro de forma más ágil. Es decir, dejando a un lado el espaciado tradicional explicado arriba, se aumentan mucho más los espacios entre caracteres mientras éstos suenan a velocidades elevadas. Este sistema se suele combinar con el método Koch, desarrollado por el psicólogo alemán Ludwig Koch en la década de 1930 que consiste en comenzar por aprender partiendo de solo un par de letras a velocidades elevadas, y añadiendo cada vez más a medida que mejoremos los resultados.

En las simulaciones de estas páginas no se utiliza el espaciado Farnsworth pero la mínima velocidad permitida para ejercitar y reproducir los audios es de 10 ppm. Empezar a ejercitar con velocidades menores a ocho / diez caracteres por minuto suele ser demasiado exasperante, poco práctico y lento, incluso contraproducente para empezar desde cero.

Existen varios dispositivos para transmitir el código que a su vez determinan la manera en que se manipula:

El manipulador recto o vertical (straight key) es el más usado desde el origen de la telegrafía, el más natural e intuitivo de usar pero que requiere de un buen entrenamiento, pulso, relajación y dominio del espaciado. Se requiere además un adecuado apoyo de los dedos y del codo en los inicios, flexibilidad en la muñeca y evitar todo tipo de tensión. Es difícil superar las 20 ppm con él, una velocidad ya de por sí crítica para mantener comunicaciones largas a oído sin que intervenga ningún codificador ni descodificador electrónico o informático. Se adapta tanto a nosotros que quien nos reciba a menudo puede incluso identificarnos, saber si estamos tensos, alterados, diferentes, contentos, tristes, etc. Es decir, impriminos un sello característico único y personal al manipulador y al propio código.

Los horizontales mecánicos (sideswipers, cooties) con los que manipulamos horizontalmente y en los que existen dos contactos a ambos lados de la palanca, uno para señales cortas y otro para las largas indistintamente. Surgieron como alternativa al manipulador vertical y se pueden llegar a velocidades altas si se usan bien.

El bug o manipulador horizontal, con todas sus variaciones, está especialmente preparado para velocidades altas, requiere tiempo de práctica y, bien dominado, produce un código casi perfecto pero con tendencia a velocidades elevadas, al igual que los horizontales automáticos electrónicos (yámbicos, paddles, keyers).

Las variantes electrónicas totalmente automatizadas o informatizadas son muy parecidas al manipulador horizontal o bug, en cuanto a velocidad, pero no tiene mucho sentido que el código lo envíe una máquina, especialmente en el caso de teclados que directamente envían código a un transceptor por ejemplo, y no sea una persona quién lo envíe, ya existen otros medios de transmisión digitales para eso, aunque para gustos colores.

Manipulación

En la comunicación morse es mucho más importante y relevante la exactitud, la precisión y la estabilidad de nuestra manipulación que la velocidad al enviar código. El aumento de velocidad se conseguirá con la experiencia y agilizará mucho las comunicaciones pero en la práctica es totalmente secundario porque lo que cuenta es la lectura del mensaje original de forma que el operador lo reciba con comodidad. Como norma básica entre muchas otras de sentido común, respondamos siempre a una velocidad proporcional y nunca superior. Es de primordial importancia aprender a controlar bien la duración de los pulsos y las separaciones entre éstos, entre caracteres y entre palabras. Es una tendencia común juntarlos demasiado creando confusión a quién recibe.

No debemos preocuparnos en cometer errores, como verás simplemente se envía un sencillo signo de corrección y se repite la última palabra, pero siempre que practiquemos o enviemos código procuremos hacerlo siempre como si nosotros mismos tuviésemos que copiarlo.

El alfabeto morse más ampliamente usado es el internacional representado aquí y derivado del antiguo morse original, actualmente conocido como americano, aún en uso por muchos, aunque existen muchos otros alfabetos alternativos como el wabun o japonés, chino, coreano, otras variantes orientales, griego, árabe, turco, etc. Además existen muchos códigos de caracteres con tildes, especialmente vocales, dependiendo del idioma, y que normalmente se suelen omitir usando en su lugar la variante sin tilde a fin de simplificar.

Los puntos y las rayas son solo una representación para en principio entender la lógica. Debemos centrarnos en memorizar el sonido y la cadencia única de cada caracter con sus pulsos cortos, largos y espaciados.


[ Alfabeto morse internacional ]


Letras


[ Español ]  


Números




Debido a la gran cantidad de pulsos largos solo en algunas ocasiones, y en contextos muy concretos en donde se sepa que el texto se refiere a números, éstos se pueden sustituir por abreviaciones con letras (los de mayor uso en negrita): 1=A 2=U 3=V 4=4 5=E 6=6 7=B 8=D 9=N 0=T


Ejemplo:


Signos de puntuación



15ppm

parar

Oscilador / simulador para prácticas

ACTIVAR AUDIO usar botón ratón o teclas + enter TEST Conectar llave al PC
Tono:  600 hz   |  Onda:  Senoidal   Cuadrada   Sierra   Triangular
Conversión a texto (experimental)  |  Velocidad: 14 ppm ~  QRQ QRS Anclar / desanclar Borrar




privacidad y condiciones  |  política de cookies  |  contacto
todoarmonica.org © 2006 - 2019
Licencia de Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0
Cerrar
Se utilizan cookies  propias y de terceros para una mejor funcionalidad en este sitio.  Si pulsa sobre  ACEPTO  dará su consentimiento para usarlas.  Puede optar por lo contrarioMás info
ACEPTO NO acepto