Todo sobre la armónica de blues

Práctica ➦ Micrófonos para armónica

PRÁCTICA
anterior siguiente

Desde los comienzos de la amplificación en la armónica y en especial la armónica blues, en la década de 1950, los armonicistas usaron toda clase de micrófonos, pero dos modelos destacaron especialmente, el Shure Green Bullet y el Astatic JT-30, los famosos y tan apreciados hoy en día micrófonos bala o bullet mic's.

Se suele atribuir casi siempre al gran Marion "Little Walter" Jacobs el uso por vez primera de la amplificación tocando armónica con un micrófono bala, aunque también usaba muchas otras clases de micrófonos vocales.

Aunque en teoría cualquier micrófono vocal serviría para amplificar tanto de forma distorsionada o no, se desconocen los motivos exactos de porqué fueron esos y no otros modelos los que terminaron siendo los definitivamente usados y preferidos para armónica amplificada, sobre todo en estilo Chicago Blues con ese sonido agresivo, amplio, en rangos medios, que se escucha incluso por encima de las guitarras eléctricas.

Posiblemente se debiera, por su mote, a su especial forma de "bala", muy cómoda de sujetar, en donde el micrófono es lo suficientemente adaptable para crear con nuestras manos un sellado total entre la armónica y el micro mediante el cual podemos saturar el timbre de las notas de forma natural sin necesidad de efectos intermedios.

El "Green Bullet", el más famoso de todos, es un micrófono de alta impedancia con una unidad magnética especialmente diseñada para música y voz, prácticamente inmune a las altas temperaturas y a la humedad, extremadamente duro y preparado para cualquier golpe o caída, sin necesidad de transformador, y con una respuesta de salida de 100 hasta 87000 Hz (ciclos por segundo).

La unidad magnética del Shure 520 "Green Bullet" se desarrolló originalmente durante la segunda guerra mundial, y pasó en su día todos los tests de dureza, golpes, calor, frío, etc. para operaciones de combate, por lo que nos podemos hacer una idea de lo fuertes, resistentes, duraderos y demandados que son hoy en día. Se utilizaron en su tiempo, además del uso militar, para todo tipo de propósito (radiotaxi, comunicaciones, etc.). Fué hasta 1986 en que apareció publicado como micrófono específico para armónica en un catálogo de Shure, 36 años después de su presentación.

Micrófonos armónica

En el Blues, la amplificación y la distorsión es una técnica más a aprender, practicar y desarrollar, que forma parte del propio instrumento y que como cualquier otra técnica requiere práctica y tiempo.

Aunque La variedad de micrófonos y la combinación con distintos amplificadores es enorme y ante la tendencia para algunos principiantes de pensar que amplificando la armónica se "mejoran" o "enmascaran" nuestros posibles errores o falta de técnica en nuestras interpretaciones, es importante que tengamos en cuenta de que en realidad estamos hablando de un "efecto" más a añadir que ni mejora ni empeora nada porque en primera instancia y ante todo está nuestro buen tono normal sin amplificar. Dicho de otra forma, el uso de amplificación no mejorará nuestras interpretaciones si antes no lo hacemos logrando un buen tono acústico o normal.

Micrófonos armónica

No todas las combinaciones micrófono ➦ efectos ➦ amplificación trabajarán "bien". Existirán ajustes o combinaciones que se adapten mejor a nuestro estilo o gustos personales y esto es siempre algo subjetivo por lo que debemos tenerlo en cuenta a la hora de elegir equipo.

El uso de micrófonos para amplificar la armónica y crear ese tono especial para el Blues requiere al igual que todo de mucha práctica. En la mayoría de las veces el éxito en crear ese tono especial consiste en un adecuado sellado del micrófono ➦ manos ➦ armónica. El sonido queda atrapado en el hueco que formamos con nuestras manos y se distorsiona de forma natural saturando al micrófono. Abriendo o cerrando el sellado se consiguen gran variedad de cambios de volumen, timbre y color en el tono.

Como se dijo, es imprescindible además que previamente dominemos un buen tono acústico en general, es decir, si no conseguimos y dominamos antes un buen tono, el micrófono y el amplificador no van a mejorarlo. El tono acústico previo y el sellado micrófono > armónica también requieren de mucha práctica al igual que las demás técnicas.


Sujeción armónica-micrófono Sujeción armónica-micrófono Sujeción armónica-micrófono
Sujeción armónica-micrófono Sujeción armónica-micrófono

Los amplificadores que mejor sonoridad tienen son precisamente los de aquella época (años 1940-50), con aquel inigualable sonido de las válvulas de vacío, de uso preferente hoy en día junto a los más modernos de estado sólido, transistorizados. El uso de válvulas o tubos crean en la salida de baja frecuencia de los amplificadores unos armónicos más ricos y cubren un espectro más amplio de frecuencias que los modernos además de entregar un sonido más natural y con menos ruido.

Los procesadores digitales de efectos de hoy en día intentan imitar la sonoridad de aquellos primeros amplificadores incluso con programas específicos para los modelos más famosos (p.ej. los Fender de los años 50-60).

En los amplificadores para instrumentos el efecto final que queramos conseguir es una interrelación entre volumen, ganancia o distorsión y tono (agudos - medios - graves). El tono, a diferencia de los equipos musicales caseros, no es independiente. Si subimos los agudos, afectará a las demás frecuencias (graves y medios) y a la inversa. En términos generales, para armónica Blues, los tonos graves se suelen enfatizar, reduciendo al mínimo los agudos.

Uno de los mayores problemas en la amplificación con micrófono abierto es el acople (feedback) que se produce cuando parte del sonido entregado por el amplificador llega al micrófono formándose un bucle y provocando los famosos y molestos pitidos. Debemos buscar una solución de compromiso entre todos los factores antes citados: volumen, ganancia, tono (agudos - medios - graves), además de la propia distancia entre el micrófono y el amplificador para evitarlos o suprimirlos.

Algunos de los más famosos micrófonos específicos para armónica:


Micrófonos para armónica
Bulletini™
(BlowsMeAway
Productions)
Micrófonos para armónica
Astatic J30
Micrófonos para armónica
Shure 520 DX
Green Bullet

Micrófonos para armónica
Astatic 30
"The biscuit"
Micrófonos para armónica
Hohner Blues
Blaster Harmonica
Microphone
Micrófonos para armónica
Nady Systems
Torpedo Mic.
VHM7
Micrófonos para armónica
Superlux D112/C
Dynamic
Harmonica
Microphone

Micrófonos para armónica
Peavey H-5
Harmonica
Microphone

Micrófonos para armónica
JTS CX-520
Harmonica
Microphone

Micrófonos para armónica
Hering MIC-5
Harmonica Microphone
Micrófonos para armónica
Audix FireBall
Harmonica Microphone

Micrófonos para armónica
Audix FireBall V
Harmonica Microphone
(con control
de volumen)

Micrófonos para armónica
Shaker
Retro Rocket
Micrófonos para armónica
Shaker
(cristal y dinámico)
Micrófonos para armónica
Shaker Mad Cat
Micrófonos para armónica
Bottle O'Blues
Harmonica
Microphone
Micrófonos para armónica
MicroVox
Harmonica
Microphone
Micrófonos para armónica
Suzuki MS 100
Harmonica
Microphone
Micrófonos para armónica
Micrófonos para armónica
Harmonica Honker
Micrófonos para armónica
Suzuki HMH-100
Harmonica Condenser
Microphone

Los micrófonos dinámicos Shure, aunque no específicamente diseñados para armónica tienen igual o superior comportamiento al usarlos con armónica por su gran calidad:

Micrófonos para armónica
Shure SM58
Micrófonos para armónica
Shure SM57
Micrófonos para armónica
Shure 545SD

Enlaces hacia páginas sobre: micrófonos y amplificación para armónica.


Consejos generales: Es común al principio encontrarnos con que hay algo raro con la celda 2 al aspirar, con otras celdas en la parte baja (izquierda) y con las notas altas aspiradas e incluso sopladas. En la inmensa mayoría de los casos, por no decir todos, el problema está en la técnica y no en un fallo de la armónica cómo seguramente pensaríamos. Esto es normal por extraño que nos parezca. Cada lengüeta tiene su propia resonancia que se traduce en diferentes formas de soplar o aspirar para que suene con normalidad (fuerza, caudal de aire, respiración, notas simples, etc.) de forma que si soplamos o aspiramos demasiado en determinadas celdas las lengüetas pueden bloquearse y al contrario si no soplamos o aspiramos con más fuerza en otras, las lengüetas no llegan a vibrar y no se produce ningún sonido.


Para un uso más profesional, para grabación, para estudio o para un uso en actuaciones en directo se requieren conocimientos bastante más técnicos y precisos que se salen del propósito de ésta web debido a la increíblemente amplia cantidad de combinaciones entre micros, amplificadores y equipos y a los distintos efectos que se consiguen. En estos vídeos de John Shirley (presentados en la conferencia de 2015 de la SPAH) podemos ver algunos ejemplos de uso profesional de micrófonos para armónica y amplificadores en muchas situaciones:





Algunos ejemplos en vídeo:



anterior siguiente

Inicio Teoría Práctica Otros Foros
todoarmonica.org en facebook todoarmonica.org en twitter todoarmonica.org - canal RSS
todoarmonica.org © 2006 - 2017
Se utilizan cookies propias y de terceros a efectos estadísticos y publicitarios. Si pulsa sobre ACEPTO o continúa navegando consiente su uso en esta web.   Ver más información
ACEPTO NO acepto