Todo sobre la armónica de blues

Práctica ➦ Técnicas ➦ Articulación, vocalización, marcado de notas

PRÁCTICA
anterior siguiente

En la armónica, y en música en general, la articulación, que también podríamos llamarlo vocalización o marcado de notas, es esencial para lograr dar expresividad a nuestras melodías e improvisaciones.

Se trata de la forma en que cambiamos de una nota a otra, o de transiciones entre la misma nota, dando mayor énfasis en alguna de ellas. El mismo concepto lo podemos aplicar sobre acordes (más de una nota).

Las transiciones, cambios, vocalizaciones o marcados se pueden aplicar al ataque de cada nota (el comienzo de cada una, fuerte, flojo, seco, largo...), en la caida de cada una de ellas (el efecto final que queramos darle), o en el ritmo entre ellas. Las combinaciones son infinitas y los límites los ponemos nosotros.

En conjunto, la articulación tiene uno de de los efectos más importantes en la expresividad de la música en general y de lo que toquemos con nuestra armónica en particular.

Como ejemplos, se pueden marcar notas vocalizando sílabas a la vez que soplamos o aspiramos. Se trata de pronunciar estas sílabas de forma sutil utilizando para ello la lengua y la posición interna de los músculos de nuestra boca.

Algunos ejemplos sencillos de entre los más usuales:


Todos los audios están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario:


Ejemplo de vocalizado de "TE". Celda 4 soplada y aspirada (Leandro Chiussi):


Ejemplo de vocalizado de"TE". Celda 2 aspirada (Leandro Chiussi):


Ejemplo de vocalizado de"RR". Celda 4 soplada y aspirada (Leandro Chiussi):


Las articulaciones se pueden usar con cualquier otro tipo de "sílaba" como "DA", "GA", "DE"... y con los dos tipo de embocadura, bloqueo de labios y bloqueo de lengua, y combinándolas con cualquier otra técnica.



Consejos del momento:

Para conseguir buenos efectos de mano en la armónica (el típico efecto UA-UA o trémolo) conviene saber qué lo produce y cuándo usarlo. La idea es atrapar bien el sonido con un correcto sellado del flujo de aire con las manos de forma que lleguemos a notar la presión del aire, que intenta salir o entrar, al soplar o aspirar en cualquier celda de la armónica. Con este sellado los sonidos serán algo "apagados", en cuanto abramos un poco la mano derecha liberaremos la presión y el volumen se incrementará. Cerrando y abriendo sucesivamente el sellado conseguiremos el efecto trémolo con nuestras manos y la mejor ocasión para usarlo, aunque no hay reglas, es con notas largas y sostenidas en el tiempo sobre todo al final de las frases.



Algunos ejemplos en vídeo:


anterior siguiente