Todo sobre la armónica de blues

Otros ➦ Mantenimiento de la armónica. Problemas con las celdas 2, 3 y otras

OTROS
anterior siguiente

Problemas con algunas celdas al aspirar o soplar:

Aunque no se trata de una tarea de mantenimiento, incluimos esta sección sobre este tema, muy recurrente y típico entre principiantes, para diferenciar éste de otros posibles problemas, atascos o desajustes en las lengüetas.

Como ya se dijo en el inicio de la categoría: Práctica y concretamente en la sección Problemas con las celdas 2, 3 y otras uno de los problemas más comunes para el principiante en sus primeros contactos con la armónica es el de encontrar muchas dificultades para producir un buen sonido, o un sonido normal y uniforme (comparado con los demás), en la celda 2 aspirada, también en las 1 y 3 aspiradas, así como en las celdas del registro agudo de la armónica, las celdas altas sopladas 8, 9 y 10, independientemente de la calidad o del precio del instrumento, y de hacer pensar al final de que se tratan de celdas o lengüetas defectuosas o de que han adquirido un modelo con defectos de fabricación.

En la inmensa mayoría de los casos, por no decir todos, la causa está en la técnica que empleamos al aspirar o al soplar y no en un problema de fábrica o desajuste de las lengüetas. El problema no es exclusivo de principiantes sino también incluso de personas con alguna que otra experiencia con la armónica que, por ejemplo, estén practicando alguna técnica nueva para ellos como pueda ser el bending en alguna celda que le resulte especialmente difícil.

Si bien es cierto que hay modelos que resultan más "blandos", es decir, con más respuesta que otros (menor caudal de aire para producir las mismas notas con la misma reacción), la falta de técnica y configuración interna de nuestra boca al soplar o aspirar en las celdas más bajas, especialmente la 1, 2 y 3, y en las más altas, en todas las diatónicas, es la causa de que produzcamos sonidos apagados, bloqueados, inestables, no uniformes, débiles, fuera de tono, provocando confusión y resultando un tema muy recurrente en todos los principiantes.

Las notas producidas por las celdas 1, 2 y 3 aspiradas, son las que más tendencia tienen a "ahogarse" o apagarse en nuestras primeras prácticas, ya que se mantenienen con mucha frecuencia en la primera fase del bending pero sin llegar a producir ninguna nota, precisamente porque son las celdas y lengüetas en las que más efecto bend podemos obtener, especialmente las celdas 2 y 3. Las dificultades más frecuentes entre los principiantes en esas celdas suelen ir desde no poder sacar casi ningún sonido, hasta producir notas muy débiles, notas con fugas o pérdidas de aire o notas fuera de tono.

El problema además se acrecienta si tocamos en segunda posición (la más usada), ya que en ella la segunda celda aspirada en cualquier tonalidad de armónica es la nota tónica, la nota en la que se "inicia" todo y a la que se retorna, y por lo tanto, una de las más importantes.

Debemos entender que la diatónica no es como un piano o una guitarra en donde pulsamos una tecla o una cuerda para obtener directamente un tono limpio, la armónica es un instrumento de viento donde cada lengüeta estará influenciada por muchos factores como son la cavidad oral interna de resonancia que apliquemos mientras soplemos o aspiremos, la compresión y velocidad del caudal de aire, la diferencia de tono de la lengüeta contraria que comparte la misma celda, etc. Todos estos factores afectan al sonido cuando inahelmos, exhalemos, hagamos bending soplado, bending aspirado, overblow, overdraw, etc., es decir, en la diatónicas, las lengüetas son elementos enormemente dinámicos que responden de muy diversas formas ante el más mínimo cambio en el caudal de aire y resonancia interna.

Si ya tenemos alguna práctica, una prueba del comportamiento único de cada lengüeta que nos ayudará a comprender algo más todo esto consiste en esas ocasiones en las que sujetamos la armónica al revés por error, con las lengüetas cortas a la izquierda y las lengüetas largas a la derecha, pensando que por ejemplo estamos aspirando en la celda 2 cuando en realidad estamos activando la nueve aspirada. El resultado es que nada responde, las lengüetas se bloquean o suenan mal hasta darnos cuenta del error.

La explicación de los "problemas" del principiante con estas lengüetas es que en la celda 2 tenemos dos lengüetas (aspirado y soplado) con dos semitonos de diferencia entre ellas, y en la celda 3 nos encontramos con sus otras dos correspondientes lengüetas (aspirado y soplado) con tres semitonos de diferencia, es decir, la 2 y la 3 son las celdas que más efecto bending aspirado tienen en la diatónica con afinación estándar (Richter). La consecuencia de esta configuración es que muchas veces al aspirar, inconscientemente y sin pretenderlo, iniciamos el proceso del bending pero sin llegar a cambiar de tono, motivo por el cual la nota se apaga.

Como ayuda y para evitar estas situaciones servirá abrir algo más la boca, es decir, aumentar algo más nuestra cavidad oral interna, dar más apertura a nuestra garganta y bajar la lengua, procurando mejorar a la vez nuestra embocadura manteniendo a la vez bien sellada la celda con los labios y aspirando suave y relajadamente mediante respiración abdominal.

Para los que tienen mucha tendencia a este problema en las celdas de la izquierda al aspirar, también servirá de ayuda abrir algo nuestras fosas nasales permitiendo que pueda entrar un poco de aire a traves de ellas. De esta forma se alivia la compresión que obliga a la lengüeta a bloquearse o entrar en la primera fase del bending. Con el tiempo y la práctica ésto se puede obviar y se hará innecesario a no ser que lo necesitemos para cualquier otro motivo como por ejemplo recuperar el aliento.

El siguiente archivo de audio nos ayudará a atender a su sonido:


Todos los audios están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario.

Celda número 2 aspirada (armónica en C) (colaboración de Leandro Chiussi):


Bloqueo o ahogamiento de la celda número 2 aspirada (armónica en C) en principiantes:


Esto es normal por extraño que nos parezca. Cada lengüeta tiene su propia resonancia que se traduce en diferentes formas de soplar o aspirar para que suene con normalidad (fuerza, caudal de aire, disposición y apertura bucal interna, respiración, notas simples, etc.) de forma que si soplamos o aspiramos demasiado en determinadas celdas las lengüetas pueden saturarse, bloquearse o sonar mal, y al contrario, si no soplamos o aspiramos con más fuerza en otras, las lengüetas no llegan a vibrar y no se procude ningún sonido.

En el caso de las celdas de la derecha, las notas altas, la mayoría de los problemas se deben a una inadecuada respiración y disposición bucal que debe ser más "cerrada" o "estrecha" que cuando tocamos en el registro bajo, en las lengüetas de la derecha o más graves. Las lengüetas de las celdas 7 a la 10 son mucho más cortas que el resto y el resultado es que para que suenen con normalidad y respondan igual de bien que el resto nuestra disposición bucal interna debe ser algo más cerrada y estrecha ya que esas lengüetas resuenan en tonos mucho más altos que el resto. Debemos respirar igualmente a través de la armónica no en ella. Recordemos una vez más que cada lengüeta tiene su resonancia única que se traduce en diferente apertura bucal y disposición interna de nuestros músculos, garganta, laringe, etc., para que suenen adecuadamente. Debemos encontrar ese punto en el que cada lengüeta actúe con claridad mediante la práctica contínua hasta conseguir notas nítidas y claras.

De igual forma, a medida que usamos armónicas en tonalidades cada vez más altas, de la C (Do) en adelante (Db, D, Eb, E, F, F#), todos los principiantes notan rápidamente un aumento en la "dureza" de las celdas, es decir la respuesta será diferente porque se trata de armónicas con lengüetas cada vez más cortas, por lo que una vez más muchos creen que se trata de un defecto en la fabricación, o un modelo de mala calidad, de lengüetas estropeadas, etc.

Por eso es tan importante y crucial un cierto período de aprendizaje y adaptación en nuestros primeros ejercicios a fin de acostumbrarnos a la forma de responder de cada celda o par de lengüetas, y de cada tonalidad de armónica, mediante las técnicas ya explicadas de embocadura y respiración, bloqueo de labios, notas simples y largas, etc.

Por otro lado e independientemente de lo ya explicado, es posible encontrarnos con una determinada armónica recién adquirida que resulta ligeramente mas "dura" y de menor respuesta que otra que tengamos de la misma marca, modelo y tonalidad, incluso después de haber ajustado sus lengüetas (gapping) para tocar de la manera más suave posible, o viceversa.

Como en cualquier instrumento musical hecho a mano o con algunas partes producidas en serie, los motivos de estas diferencias pueden ser muy variados: desde ligeras variaciones en las aleaciones utilizadas para las lengüetas, hasta minúsculos cambios en las dimensiones, grosores, troquelados o rigidez de las mismas, pasando por diferencias en el sellado de las celdas, etc.

Sería el mismo caso que el de la fabricación de pianos en donde cada uno tendrá un sonido único y distintivo aunque se fabriquen todos de la misma manera, por los mismos artesanos y con los mismos materiales y procedimientos, llegando a darse el caso muy de vez en cuando de salir algún ejemplar con un timbre y una calidad de sonido muy superior a los demás sin saber exactamente a qué atribuírselo.


Algunos ejemplos en vídeo:


anterior siguiente