Todo sobre la armónica de blues

Otros ➦ Mantenimiento de la armónica. Mejora de respuesta (I), ajustes, gapping, overbends

OTROS
anterior siguiente

Mejora de respuesta (I). Ajuste del espacio entre punta de lengüeta y placa (gapping). Preparación para overbends:

Una de las tareas de mantenimiento relativamente frecuente de nuestras armónicas es el del ajuste de la distancia entre la punta del extremo libre de cada lengüeta y su placa (también conocido como gapping, offset en inglés), tanto para mejorar la respuesta general de la armónica, como para los bends, así como también para prepararla para overbends (overblows y overdraws).

Este ajuste, aunque muy útil, sólo es recomendable cuando ya tengamos mucho tiempo de práctica tocando con nuestras armónicas y sepamos distinguir los problemas de las lengüetas de los que no lo son, así como cuando ya empecemos a entender la respuesta de éstas, y se necesita experiencia previa, por lo que es recomendable que hagamos prácticas y pruebas con armónicas estropeadas, viejas, desechadas o que no usemos antes que manipular armónicas de mucha calidad sin saber qué es lo que estamos haciendo exactamente.

Se trata de un ajuste personal que se debe adaptar a nuestra propia manera de tocar por lo que no se trata de aplicar ninguna medida exacta ni estandarizada en la separación entre punta de lengüeta y placa, aunque para empezar hay que utilizar un sistema o método inicial de partida que sea seguro y que esté lo suficientemente probado como el explicado aquí.

Muchos armonicistas, con la experiencia, ajustan siempre el gapping de forma sistemática en todas sus armónicas nuevas o recién compradas, antes de usarlas con normalidad.

Cuando compramos una nueva armónica de serie directamente del fabricante, ésta normalmente ya viene con las lengüetas preajustadas con esta separación en una medida estándar ya adaptada a la mayoría de la gente pero que puede no estar hecha a la forma personal de tocar de cada uno en particular.

Éste último punto es de gran importancia para entender todo esto de "ajustar una armónica a nuestra forma de tocar" porque adaptarla o ajustarla a nuestro gusto podría no coincidir en absoluto con el gusto o forma de tocar de otros armonicistas, y ningún método es erróneo mientras podamos conseguir con facilidad notas normales sopladas o aspiradas, bends y overbends con facilidad en una cierta solución de "compromiso" tanto para tocar fuerte como de forma más suave.

Si logramos que el ajuste del gapping sea el óptimo, afectará positivamente en la forma en que la armónica responda en general, a saber:

  • Rápida respuesta de las lengüetas, tanto de soplado como de aspirado ante el más mínimo caudal de aire, es decir, no habrá retraso ni dilación apreciable entre el momento en que se sopla o aspira y en el que se produce sonido.
  • Velocidad, por lo tanto, en interpretaciones rápidas a lo largo de todas las celdas.
  • Capacidad para producir overbends o facilitarlos y en general también para mejorar los bendings.
  • Incremento en la proyección del volumen de las notas.


El ajuste también se debería hacer siempre después de que manipulemos cualquier lengüeta por cualquier motivo (afinación, alineación, etc.) y comprobemos que lo necesita. También debemos tener en cuenta como veremos más adelante que cuando se ajusta una lengüeta hay que comprobar también la respuesta de la lengüeta contraria de la misma celda porque siempre se verán influidas ámbas.

Detalle lengüetas

Esta distancia, punta de lengüeta-placa, influye de forma determinante en la manera en que las lengüetas responden ante nuestra respiración, nuestro caudal de aire, nuestra fuerza al aspirar o soplar y en definitiva a nuestra manera y estilo de tocar en concreto.

A mayor distancia lengüeta-placa, mayor fuerza necesitaremos al soplar/aspirar para producir sonido. Y al contrario, cuanta mas pequeña sea esa distancia menor caudal o fuerza de aire al soplar/aspirar será necesario para que las lengüetas respondan y produzcan notas. Estos ajustes suelen ser críticos y algo difíciles sobre todo si no tenemos experiencia. Si ajustamos demasiado el espaciado al tocar muy fuerte, las lengüetas podrían bloquearse y no producir ningún sonido, o al contrario, si el ajuste es demasiado grande podría existir cierto retraso entre el momento en que se sopla o aspira y en el que se produce sonido o incluso no se produciría sonido aunque soplásemos o aspirásemos muy fuerte.

Se trata, por lo tanto, de un ajuste necesario si notamos que alguna lengüeta tarda más que otra en "responder", o al contrario, encontremos alguna lengüeta que se bloquée ante un exceso de caudal de aire. El ajuste "estándar" de la distancia entre punta de lengüeta y placa, que se suele considerar de partida, suele ser el mismo que el grosor de la propia lengüeta, pero esto es algo que no se puede verificar visualmente sino que seremos nosotros, después de tener ya cierta práctica tocando, quienes decidiremos si alguna lengüeta necesita ajuste o no. Normalmente las lengüetas más largas, las de sonido más grave, necesitan siempre mayor separación para que respondan bien, mientras que las lengüetas cortas, las más agudas, necesitan un espaciado más corto.

Aunque los ajustes sean individuales, lengüeta a lengüeta, debemos tener en cuenta de que en realidad en la diatónica tenemos juegos de dos lengüetas que comparten la misma celda por lo que cualquier variación en una de ellas puede influir en su opuesta. Por ejemplo, si reajustamos la lengüeta 4 aspirada, la respuesta de la 4 soplada puede quedar también influenciada, por lo que los ajustes debemos hacerlos tanto por lengüetas como por celdas, y tanto aspirando como soplando, comprobando así su respuesta real.


Separación lengüeta-placa

No hay que confundir estos ajustes y desajustes en las lengüetas con los problemas que suelen encontrar muy a menudo los principiantes en la celda 2 aspirada, en otras celdas en la parte baja (izquierda) y en las notas altas aspiradas en donde suele dar la impresión de que hay algo mal en nuestra armónica, o que alguna celda está mal, pero que en realidad son lengüetas que necesitan una técnica de ejecución diferente de las demás. En la inmensa mayoría de los casos el problema reside en la técnica (respiración, ejecución) y no en un fallo de la armónica.

Repetimos que para llevar a cabo estos ajustes es necesario tener experiencia previa con la armónica, tocando cierto tiempo con ella, porque podemos confundir la falta de respuesta de una lengüeta en particular con muchos otros factores: falta de técnica, de práctica, etc.

En la práctica y como ejemplos, si nos gusta tocar de forma suave, sin aspirar/soplar demasiado fuerte y necesitamos que las lengüetas respondan con el más mínimo caudal de aire, tendremos que reducir la distancia o gap. Lo mismo sucede para producir overbends, en donde el ajuste es muy crítico. Si por el contrario solemos tocar fuerte, necesitaremos aumentar esa distancia.

Si no vamos a dar a nuestra armónica un "carácter" o respuesta especial a la hora de tocar, podemos darle una separación de compromiso en la que las lengüetas respondan bien, tanto si tocamos fuerte, como si nos gusta soplar/aspirar de una forma más suave.

Ejemplos gráficos de las dos situaciones más típicas con problemas en el ajuste del gapping y el ajuste óptimo al final:


Separación grande, ajuste preparado para tocar de manera agresiva, fuerte, con gran caudal de aire. Si la separación aumenta, la respuesta empeora y resultaría lenta. Comenzaría a haber retraso desde que se sopla o aspira hasta que se produce sonido. Con mayor separación aún las lengüetas finalmente dejan de producir sonido:
Lengüetas
Poca separación, problemas incluso para producir notas normales. Si la separación disminuye aún más las lengüetas se podrían bloquear y dejar de sonar totalmente:
Lengüetas
Separación justa, de compromiso, para tocar tanto de forma suave y óptima para overbends sin demasiado caudal de aire, como para tocar fuerte:
Lengüetas

(Gráficos sólo orientativos)


Para realizar la operación de reducir o aumentar la distancia entre lengüeta-placa, debemos desarmar completamente nuestra armónica y a continuación, comprobar en primer lugar la forma y curvatura de cada lengüeta sobre la placa.

De forma general y estándar todas las lengüetas deben tener siempre un ligero arqueamiento hacia arriba en el último tramo, en la punta. Es decir, a partir del remache la lengüeta debe salir plana, prácticamente abatida y al mismo nivel que la placa, hasta que en el último tramo, aproximadamente en el último tercio, la punta sube muy ligeramente. De esa forma la mayoría del caudal de aire pasará por la punta, permaneciendo el resto de la lengüeta prácticamente abatida al mismo nivel de la superficie de la placa en su ranura y por lo tanto aumentando el sellado. De no ser así se escaparía más aire hacia los lados de la lengüeta disminuyendo su respuesta. También sucede que las lengüetas sin arqueamiento final en la punta son más propensas a bloquearse con caudal de aire fuerte. De hecho todas las armónicas vienen ya de fábrica con las lengüetas ligeramente arqueadas de esta forma. Lo que podemos modificar es la cantidad de arqueo y cuanta cantidad de lengüeta dejamos casi abatida (recta) al mismo nivel de la placa en su ranura.

Este procedimiento, estándar pero seguro, no es el único, muchos utilizan el suyo propio dado que la longitud, grosor y perfil de cada lengüeta afectaría a la forma que haya que darles, pero tengamos siempre en cuenta que si la punta es lo primero que se introduce en la ranura antes que el resto de la lengüeta cuando vibra, la respuesta disminuirá mucho, de ahí la necesidad del ligero arqueamiento, por imperceptible que sea.

Es importante comprobar que todas las lengüetas, desde el remache hasta la punta, deben estar sobre la placa y que ninguna muestre arqueo hacia el interior de su ranura en ningún punto porque afectaría mucho a su rendimiento. Es decir, ningún punto de la lengüeta puede estar doblado hacia dentro hudiéndose en la ranura o por debajo del nivel de la placa. De la misma forma no deben haber curvas o arqueamientos hacia arriba en medio de ninguna lengüeta por los mismos motivos. La curvatura de las lengüetas normalmente ya viene configurada por el fabricante pero alguna lengüeta en particular podría estar deformada en algún punto y podría necesitar ajuste. En caso de tener que rectificar la forma de alguna de ellas debemos utilizar siempre un dedo para inmovilizar la parte contraria y próxima al remache a la que trabajemos mientras masajeamos con cuidado con alguna herramienta la zona a corregir, siempre en la misma dirección, desde el remache hasta la punta.

Curvatura lengüetas
Galga espesores
Arqueo y gapping: pequeños y cuidadosos "toques" en la punta de cada lengüeta mientras la sujetamos con el dedo a fin de ajustar su distancia con respecto a la placa.

Una vez comprobadas las lengüetas la operación para configurar el gapping simplemente consiste en aumentar la distancia entre la punta de la lengüeta y la base de la placa doblándola muy suavemente pero manteniéndola presionada a la misma vez, a la mitad o a la altura del primer tercio desde el remache, con nuestro dedo que servirá de apoyo. (ver imágenes)

Lo mejor es deslizar bajo la lengüeta un trozo de papel fino, galga de espesores muy fina (0,02 mm.), cuchilla, etc., y tirar hacia arriba suavemente a la misma vez que presionamos con un dedo en el tercio inferior de la lengüeta (la parte más cercana al remache). De esa forma la lengüeta se arqueará ligeramente y la punta sobresaldrá sobre la placa a la distancia que deseemos darle. No estamos hablando de forzar nada, se trata de dar pequeños toques en la punta de la lengüeta para que vaya adquiriendo forma gradualmente. Repetir la operación con pequeños toques siempre suaves hasta conseguir la respuesta deseada.

Hay que tener en cuenta que las lengüetas son en realidad resortes o muelles y que después de cualquier modificación que le hagamos, tienden a recuperar su estado original, por lo que hay darles un tiempo (doblar, probar, volver a doblar, volver a probar, etc.) hasta que veamos que la lengüeta y la celda (par de lengüetas) en cuestión responden bien como queremos tanto al aspirar como al soplar. Después de cada ajuste, por mínimo que sea, debemos además "sacudir" la punta de la lengüeta en cuestión varias veces, unas diez, levantándola y soltándola de golpe con alguna herramienta muy fina como una galga o cuchilla por ejemplo, para que vayan adquiriendo su forma permanente.

Al ajustar cada lengüeta debemos comprobar repetidamente su respuesta con las cubiertas colocadas (superior e inferior), aunque solo sea de forma provisional sin atornillarlas, puesto que será diferente el comportamiento de los overbends sin ellas, debido a la disposición oral y embocadura.

Debemos tener siempre cuidado de no doblar nunca en exceso ninguna lengüeta sin proteger, usualmente con un dedo, su punto de unión a la placa o remache, que es su parte más débil, de lo contrario se pueden producir fisuras en el metal que terminarían por arruinarla. Coloquemos siempre nuestro dedo sobre el tercio inferior de la lengüeta próxima al remache inmovilizándola mientras trabajamos con la punta o con cualquier otra zona.

Una vez que hayamos configurado adecuadamente y en una cierta solución de compromiso tanto el gapping como la ligera curvatura de las dos lengüetas de una celda determinada, podremos conseguir overbends (overblows y overdraws) con buena respuesta, así como también mejorar los bends aspirados y soplados y rapidez en general en todas las notas normales.

Es posible reajustar, o realizar pequeños ajustes posteriores, a las lengüetas que ya hayan pasado por el proceso del gapping de una forma muy cómoda y directa, sin tener que desarmar la armónica, aunque igualmente se necesita de experiencia porque debemos saber lo que hacemos con exactitud en cada celda y lengüeta.

Para ello se utiliza una herramienta en forma de "gancho" (ver imagen), con la punta formando un ángulo que podemos introducir bien a través de cada celda en la parte frontal de la embocadura, o bien por detrás de la armónica. Una vez localizada la lengüeta en cuestión se realizan sólo pequeños toques.

  • Introduciéndolo frontalmente a través de cada celda en la embocadura, podemos reducir el gapping de cualquier lengüeta superior de soplado, orientando el gancho hacia arriba y hasta el fondo a la altura del extremo libre de cada lengüeta. O bien aumentar el gapping de cualquier lengüeta inferior de aspirado, orientando el gancho hacia abajo y hacia adelante a la altura del extremo libre de cada lengüeta.
  • Introduciéndolo por la parte trasera en las armónicas que lo permitan (casi todas), podemos aumentar el gapping de cualquier lengüeta superior de soplado, orientando el gancho hacia abajo y hacia adelante a la altura del extremo libre de cada lengüeta. O bien reducir el gapping de cualquier lengüeta inferior de aspirado, orientando el gancho hacia arriba y hasta el fondo a la altura del extremo libre de cada lengüeta.

Recordar que esta herramienta y método es para pequeños reajustes, después de haber realizado un gapping completo con la armónica desarmada. De esta forma y presionando con pequeños y ligeros toques, esta herramienta nos permite un ajuste muy rápido y una prueba inmediata del resultado sin tener que desarmar nada. Es una herramienta muy aconsejable para llevarla siempre y de forma permanente en nuestro equipo y muy útil tanto para esta tarea como para cualquier otro problema de atascos o posibles desajustes.

Como ya se mencionó al principio de este artículo es importante que tengamos en cuenta que siempre que ajustemos una lengüeta, éste ajuste podría afectar a la respuesta de la lengüeta contraria en la misma celda ya que en la diatónica cada celda aloja dos, y siempre hay interactuación entre ellas. Si manipulamos la lengüeta de soplado debemos comprobar después cómo responde también la de aspirado y viceversa.

Para cada ajuste deben realizarse siempre comprobaciones soplando (o aspirando en su caso) y verificar que tanto al tocar de forma muy suave, como de forma fuerte la lengüeta responde bien, de forma rápida, sin retrasos y sin bloqueos.

Una vez hayamos conseguido un buen ajuste personalizado a nuesto gusto o forma de tocar, y dependiendo del uso, la armónica podría necesitar algún que otro ligero reajuste en el futuro con la herramienta tipo gancho, por ejemplo, en alguna que otra determinada lengüeta sin tener que desarmarla.

. . . . . . .

En el mundo de la personalización u optimización de armónicas, además de este método "estándar" o "probado" de ajustar las lengüetas, existen multitud de otras tantas maneras como autores, técnicos y aficionados, que cuentan con su propia experiencia tras años de trabajo en donde reconfiguran las lengüetas según su propio criterio (más o menos arqueamiento) pero siempre teniendo en cuenta que ningún punto en ninguna lengüeta debe entrar dentro de su ranura. Esto es muy importante porque afectaría mucho al rendimiento en general.

En este sentido se suele aplicar otro ajuste muy parecido al gapping pero no en la punta sino en la base de cada lengüeta, en donde podemos regular la separación entre la superficie inferior de la lengüeta, en su arranque próximo al remache, y la superficie superior de la placa. Resulta imposible comprobarlo visualmente y a primera vista siempre da la impresión de que en su inicio la lengüeta está siempre al mismo nivel que la superficie de la placa.

Galga espesores

Este ajuste es muy útil para "liberar" el sonido en armónicas que resultan un tanto duras y sordas en respuesta y timbre. En la fabricación en serie nos podemos encontrar a veces con ejemplos de dos armónicas de la misma marca, modelo y tonalidad en la que una es mas suave y responde mejor al tocar mientras que la otra es ligeramente más "dura" y "sorda" sobre todo en las celdas bajas. Ajustando esta separación se podrían mejorar ambas cosas.

Entre muchas opiniones, la distancia óptima, según Dick Sjoeberg, técnico en personalización de armónicas, debería ser de 0.002" (pulgadas) o 0.05mm (milímetros). Sjoeberg acuñó esta medida como "Zero Point" o "0 Point", este "punto cero" es algo así como el nivel o punto de arranque de la superficie inferior de la lengüeta, a la altura del remache, con respecto a la superficie superior de la placa. Si alguna lengüeta resulta algo más sorda o de respuesta más dura podría ser debido a este ajuste que podemos comprobar con una galga de espesores de la medida citada. Con un ajuste óptimo de este espaciado se puede mejorar significativamente la respuesta y también el timbre de cualquier lengüeta difícil o que se resista a cualquier otro ajuste. Tengamos en cuenta que esta medida óptima es sólo una referencia porque en la práctica algunos modelos de armónica necesitarán más mientras que en otros la respuesta mejora incluso si se disminuye el espaciado de fábrica.

En este ajuste es importante tener cuidado de no forzar nada en exceso porque trabajamos sobre la parte más débil de las lengüetas que es su unión con el remache y es muy fácil debilitar e incluso romper la lengüeta en los casos en los que el espaciado sea muy corto y no trabajar con cuidado.

Punto cero lengüeta

La medida estándar de referencia de la que hablamos (0.05mm) es muy poca, aún así pueden haber modelos de placas de lengüetas en los que resultará imposible introducir una galga de este espesor hasta que toque el remache. En esos casos podemos ajustar el "Punto Cero" mediante suaves toques desde arriba como se ha explicado, con alguna herramienta metálica plana algo ancha, reduciendo el gapping o dejándolo en su punto inicial. Para aumentarlo, introducimos la galga hasta donde sea posible sin insistir nunca demasiado, obligando a la lengüeta a levantarse ligeramente.

Si al aumentar este "Zero Point" o espaciado en el remache comprobamos que empeora la situación (la respuesta es aún peor), podemos volver a reducirlo de la misma manera antes explicada siempre con ligeros toques.

Este ajuste no es en absoluto obligatorio ni debería aplicarse sistemáticamente, sólo lo utilizaremos en el caso de alguna lengüeta que siga sin responder bien tras aplicarle un gapping normal en la punta o que se resista a cualquier otra medida.

Necesariamente, despues de este ajuste hay que volver a realizar un gapping normal en la punta de las lengüetas modificadas, y como en cualquier operación con lengüetas "sacudir" siempre varias veces la punta para que vayan adquiriendo su nueva forma de manera permanente.

. . . . . . .

Además del ajuste básico de la altura o gapping y del "punto-0", existen muchos otros ajustes de taller para lograr una mejor respuesta de la armónica en general, en los que se consigue que el paso del aire entre lengüeta y ranura sea más efectivo y de mejor sellado, pero en los que se necesita tener experiencia y práctica para lograr llevarlos a cabo con éxito. Podemos probar con armónicas que no usemos, estropeadas, etc. para practicar primero antes que ajustar armónicas nuevas. Entre estos ajustes adicionales, el de mayor importancia es el embossing explicado en el siguiente artículo.

. . . . . . .

Algunos ejemplos en vídeo:



Lo más recomendable para trabajar adecuadamente con tareas de mantenimiento con lengüetas es hacerse con un kit especial para armónicas como alguno de los mostrados a continuación:

Suzuki Harmonica Repair
Toolset HRT-01


Suzuki Harmonica Repair Toolset HRT-01
Suzuki Harmonica Reed
Replacement Tool Set HRT-10


Suzuki Harmonica Reed Replacement Tool Set HRT-10
Juego básico de herramientas Seydel
C.A. Seydel Söhne Toolset Basic

Juego básico de herramientas Seydel
Desremachadora Seydel
De-riveting Tool

Desremachadora Seydel
Juego de servicio Hohner
Hohner Service Set

Juego de servicio Hohner
Juego de taller Hohner
Hohner Harmonica Instant Workshop Toolkit
(incluye Hohner Service Set)

Juego de taller Hohner
Lee Oskar Harmonica
System Tool Kit


Lee Oskar Harmonica System Tool Kit
Andrew Zajac Full Tool Kit

Andrew Zajac Full Tool Kit
Seydel Setup Pack
(USB + herramienta multiuso)

Seydel Setup Pack (USB + herramienta multiuso)

anterior siguiente