Todo sobre la armónica de blues

Otros ➦ Mantenimiento de la armónica. Atascos, bloqueos, ruidos, interferencias

OTROS


Atascos, bloqueos, ruidos e interferencias en las lengüetas:

Debido al estrecho espacio entre las lengüetas y sus ranuras en las placas donde están montadas, cualquier obstrucción puede hacer que una lengüeta se atasque temporalmente provocando falta de sonido, tanto al soplar como al aspirar.

Uno de los motivos, sobre todo en principiantes aunque no exclusivamente, es la acumulación escesiva de humedad y saliva, algo muy habitual cuando tocamos introduciendo inadvertidamente mucha saliva en alguna celda.

Para solucionarlo simplemente podemos dar unos golpes secos y suaves a la armónica con la embocadura hacia abajo sobre un paño o sobre la palma de la mano, o bien podemos soplar o aspirar algo más fuerte de lo normal hasta que el bloqueo desaparezca y el exceso de humedad se disipe.

La otra causa más habitual en los bloqueos son los casos en los que cualquier cuerpo extraño, por minúsculo que sea, quede atascado entre placa y lengüeta, provocando bloqueos e interferencias que pueden ir desde casi inapreciables y ligeros zumbidos hasta dejar completamente inoperativa la lengüeta.

Si el atasco es ligero, el sonido producido será inestable, renqueante, algo así como un ligero traqueteo, con chirridos, etc. Suele solucionarse soplando o aspirando con un poco más de fuerza hasta lograr que el cuerpo extraño se libere y el atasto desaparezca.

En caso negativo podemos usar la herramienta tipo "gancho" (ver imagen) especial para introducirla tanto por delante, a través de las celdas, o por detrás de la armónica, accediendo con cuidado a la lengüeta en cuestión y moverla ligeramente para liberar el atasco. También podemos usar un destornillador plano de diámetro muy fino.

Si el problema persiste no habrá más remedio que desarmar nuestra armónica, limpiar la ranura en cuestión con un pincel, "sacudir" la lengüeta, es decir, levantarla por la punta y soltarla de golpe varias veces con alguna herramienta delgada como una galga o una cuchilla y volver a comprobarla ensamblando las piezas pero sin atornillar.

Si el atasco continúa o en su caso se sigen produciendo zumbidos o ruidos, se puede pasar entre placa y lengüeta, debajo de ella, un trozo de papel o folio fino, celofán, cuchilla fina, etc. cuidando de no dañar ni doblar la lengüeta. También se puede probar con una galga de espesores muy fina entre el espacio entre lengüeta y placa no sólo bajo ella sino también verticalmente desde la punta hasta el remache, a todo lo largo, hasta eliminar el cuerpo extraño.

Debemos tener en cuenta que a veces la lengüeta afectada no resulta ser la que pensamos, sino la contraria, ya que en una misma celda interactúan las dos. Así, si tenemos por ejemplo un problema con la lengüeta cuatro aspirada, comprobemos también la lengüeta contraria de la misma celda, la cuatro soplada.

Si el problema no se soluciona es posible, aunque menos probable, que la lengüeta se haya desalineado en su ranura. Para realinearla podemos leer instrucciones en el apartado "Respuesta con zumbidos ante el aspirado/soplado".