Todo sobre la armónica de blues

Otros ➦ Mantenimiento de la armónica. Afinación y reafinación de lengüetas

OTROS


Lengüetas desafinadas. Reafinación:

Los métodos para el afinado y reafinado de lengüetas en nuestras armónicas son relativamente sencillos pero teniendo en cuenta que se trata de trabajos de taller en los que se necesita equipo adecuado, habilidad y sobre todo experiencia.

Queda pues a criterio de cada uno si es capaz de realizar cualquiera de los métodos como los aquí descritos. El mejor consejo es que practiques antes (y mucho) con una placa de lengüetas de una armónica que no usemos para tocar sino sólo para experimentar.

Esto es especialmente importante puesto que se necesita primero cierta experiencia y tiempo tocando la armónica y saber identificar las ligeras diferencias en el cambio de tono cuando se manipulan lengüetas.

Las afinaciones se miden por tono y desviaciones en cents (centésimas de semitono); se utiliza un buen afinador (lector exacto de tono y cents) para saber en qué tono suena la lengüeta, pero en última instancia siempre seremos nosotros quienes decidiremos a oído si determinada lengüeta queda realmente bien afinada y suena bien con respecto a otras.

Por otro lado hay que tener en cuenta en que tipo de entonación musical está afinada o queremos afinar nuestra armónica para determinar que queremos hacer, etc., y en último lugar, contar con un mínimo equipo para poder probar la respuesta de las lengüetas sobre la marcha mientras las afinamos, cuestiones que se salen por completo del objetivo práctico de esta web.

En cualquier caso, para una afinación básica de una lengüeta evidentemente desafinada en principio sólo necesitaremos:

El procedimiento básico es en principio sencillo y consiste en desarmar las placas de lengüetas (después de identificar la lengüeta que necesita afinación) y limar o eliminar parte del material de la misma (limar el propio metal) por su parte plana, para conseguir que su frecuencia de vibración suba o baje, según sea lo que se necesite. Obviamente no limar los laterales de la lengüeta porque estaríamos provocando un aumento de fuga de aire entre lengüeta-placa, se trata de limar o eliminar material en su parte plana y siempre en la dirección de la propia lengüeta, a lo largo de ella. Si limáramos o raspáramos lateralmente estaríamos provocando estriamientos laterales en la lengüeta que podrían provocar un acortamiento de su vida útil.

Para limar el metal podemos utilizar desde pequeñas limas en miniatura planas (lo más recomendable), hasta herramientas eléctricas de precisión como minifresadoras con pequeñas cabezas en forma de bola utilizadas en joyería, etc. (para quien tenga más experiencia), teniendo en cuenta de colocar una placa fina de metal, galga, o algún material lo suficientemente sólido, fino y delgado debajo de la lengüeta (entre lengüeta y placa) para que ésta quede apoyada y poder así trabajar con comodidad.

Cuando realicemos estas operaciones, tanto para subir como para bajar el tono de una lengüeta es importante no aplicar nunca demasiada presión ni pasarnos en el limado, especialmente en el caso de las minifresadoras. Limar suavemente y sólo en períodos cortos, sin quitar o retirar nunca demasiado material, y comprobando contínuamente el tono en el afinador. Asímismo, comprobar que el gapping de la lengüeta que vayamos a afinar y la contraria en la misma celda estén previamente ajustados. Igualmente en el caso de climas muy fríos, procurar realizar las tareas de afinación con la placa de lengüetas a una temperatura adecuada para que no afecte luego al tono.

Repetir tantas veces como sea necesario hasta lograr un tono y desviación (cents) deseados.


Si necesitamos que la lengüeta SUBA DE TONO limaremos o retiraremos material de la punta de la lengüeta, en la parte contraria al remache. Esto hace que la punta resulte más ligera y vibre más rápido, lo que hace que el tono suba.


Si por el contrario necesitamos que la lengüeta BAJE DE TONO limaremos o eliminaremos material de la base de la lengüeta, es decir, de la parte de la lengüeta más próxima al remache, según el gráfico. Esto debilita a la lengüeta y hace que la punta sea más pesada con respecto a la base, el resultado es que la vibración y el tono bajan.


Este último punto, la base de la lengüeta próxima al remache de unión a la placa, es la zona más débil de cada lengüeta, donde se dobla y actúa bajo el mismo principio del resorte o muelle, y debemos limar o retirar material con el máximo cuidado y suavidad, procurando hacerlo a lo largo y en el mismo sentido longitudinal, de remache a punta, nunca lateralmente, para no provocar estrías en el metal que acortarán la vída útil de la lengüeta.

Alternativamente a este método estándar, existen juegos de herramientas, soportes para manipular las lengüetas y mini rascadores para la afinación con los que no es necesario desarmar completamente la armónica, sino sólo las cubiertas, pero el principio sigue siendo el mismo que el estándar (ver por ejemplo tuningtable.com).

······

Existen otros dos métodos mucho menos usados para la afinación de lengüetas. Uno consiste en añadir pequeñas gotas de soldadura de estaño (aleación) en la punta de las lengüetas, utilizando un soldador para electrónica, de baja potencia, de unos 10W, y con punta pequeña y fina. Los puntos de soldadura que apliquemos, se pueden luego rectificar fácilmente ya que el estaño es muy maleable y se corta o se lima con muchísima facilidad.

Para bajar el tono aplicamos una gota de soldadura (estaño) en la punta de la lengüeta (aumentamos el peso del extremo libre). Para subir el tono retiramos material igualmente de la punta. Si nos pasamos retirando material, podemos añadir otra gota de estaño y continuar con el proceso de afinación retirando material. Con este sistema evitamos limar y rectificar en la parte próxima al remache ya que la manipulación de este punto debilita inevitablemente las lengüetas a la larga por ser el punto donde más se fatigan al vibrar y donde más tensión sufren en el caso del bending.

Y la última alternativa, utilizada por primera vez por Brendan Power sobre 1980 y ampliamente imitada posteriormente, consiste en usar la típica masilla adhesiva no permanente, usada para pegar posters, cuadros, notas, etc. conocida como "Poster Putty", "Blu Tack" y otras, inocua, de uso escolar incluso, y que permite una reafinación muy rápida de forma que el resultado se puede revertir en cualquier momento simplemente retirándola. Se suele usar sobre todo si queremos reafinar una determinada armónica en otra disposición de notas diferente de manera no permanente, por ejemplo, de Richter estándar a Menor Natural en unos minutos y sin haber eliminado material de ninguna lengüeta, o por el contrario dejarla permanentemente ya que la masilla bien adherida puede durar indefinidamente incluso con un uso frecuente y duro. La masilla debe ser la original, inocua, y que, entre sus propiedades, se adhiere muy bien y está indicada para superficies metálicas y lisas, previamente limpias. Se amasa una pequeña cantidad de masilla y se van colocando cantidades minúsculas, previamente cortadas con una cuchilla, en los puntos anteriormente indicados de las lengüetas para su reafinación. Se va comprobando el tono y se rectifica añadiéndo más masilla o retirándola.

Debido a la economía y sencillez de este sistema podríamos por ejemplo convertir un juego de doce diatónicas Richter estándar en cualquier otra afinación o disposición de notas en muy poco tiempo, llevar siempre algo de masilla en caso de algún problema con alguna lengüeta, etc.

Recordar que para cualquier manipulación de las lengüetas hay que colocar un apoyo firme y plano bajo las mismas para poder así trabajar con seguridad y comodidad sin dañarlas.

Después de cada ajuste (limado o retirada de material) en las lengüetas, es importante "sacudirlas" tres o cuatro veces, es decir, con una galga o herramienta similar, fina o filo de cuchilla levantar la punta de la lengüeta y soltarla de golpe. Hay que comprobar el tono con el afinador incluso tiempo después de haber reafinado las lengüetas, debido a que por el efecto resorte éstas tienden a volver a su antigua posición pudiéndose provocar nuevos desajustes en el tono exacto.

El método básico explicado aquí es el que podemos aplicar ante una evidente desafinación de alguna lengüeta en particular pero tengamos en cuenta que por muy sofisticados y precisos que sean los instrumentos y afinadores que usemos para medir el tono de cada lengüeta, siempre será en última instancia nuestro propio criterio, nuestro oído musical y nuestra experiencia quien decidirá si algo estará bien afinado. Tengamos en cuenta que cada modelo de armónica puede tener un temperamento o entonación determinado y que los factores que influyen para una "buena afinación" son muy variados.

Para afinaciones a fondo teniendo en cuenta este último punto de la entonación o temperamento la cosa se complica mucho más y se tiene que hacer uso tanto del afinador, lengüeta a lengüeta, como de nuestro propio oído, comprobando que los intervalos de notas como terceras, quintas, séptimas u octavas esten libres de batidos a fin de que los acordes suenen de forma tan armoniosa y suave como sea posible, algo mucho más laborioso y todo un arte en el que cada uno tiene su propio procedimiento.


Suzuki Harmonica Repair
Toolset HRT-01


Suzuki Harmonica Reed
Replacement Tool Set HRT-10


Juego básico de herramientas Seydel
C.A. Seydel Söhne Toolset Basic

Desremachadora Seydel
De-riveting Tool

Juego de servicio Hohner
Hohner Service Set

Juego de taller Hohner
Hohner Harmonica Instant Workshop Toolkit
(incluye Hohner Service Set)

Lee Oskar Harmonica
System Tool Kit


Andrew Zajac Full Tool Kit

Seydel Setup Pack
(USB + herramienta multiuso)


También te puede interesar:


Profesores/as de armónica, clases presenciales y a distancia

Vídeos, audios, actuaciones, jams, improvisaciones, prácticas en cualquier estilo

Mejora de respuesta, ajuste del gapping, preparación para overbends