Todo sobre la armónica de blues

Teoría ➦ Historia de la armónica. Aparición en Europa

TEORÍA
anterior siguiente

Antecedentes Aparición en Europa Expansión Innovaciones Breve historia en España y Tenerife Otros

Tuviese o no influencia o inspiración determinante de los instrumentos orientales, se tienen noticias de un órgano de lengüetas libres inventado en el mundo árabe en el siglo XIII, mientras que en el siglo XV, Heinrich Traxdorf, de Nuremberg, Alemania, construyó otro sobre 1460.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, artesanos, inventores y, sobre todo, constructores de órganos, de Centroeuropa, Escandinavia, Reino Unido, Estados Unidos y otros países, ya investigaban con las posibilidades del principio de la lengüeta libre, entre muchos:


Entre 1810 y 1830 fueron inventados:

Hay noticias de que en la década de 1820 varias personas trabajaban también en instrumentos parecidos.

En esos años y sobre todo en las mencionadas zonas suroccidentales de Alemania como Würtemberg, Knittlingen y Trossingen (liderado posteriormente por Hohner) entre otras, existían más de cien pequeñas empresas que producían armónicas, además de Klingenthal, en la actual frontera de Alemania con Chequia, que aún hoy en día es un centro de producción de armónicas y acordeones liderados por Seydel, firma fundada en 1847 y revitalizada tras la reunificación alemana. También eran centros de producción importantes Viena (Austria) y también Berlin (Alemania).

Sólo en el libro "Harmonica Makers of Germany and Austria. History and trademarks of Hohner and their many competitors", de Martin Häffner y Lars Lindenmüller, publicado por el museo alemán Deutschen Harmonikamuseum de Trossingen, figuran más de 250 compañías con sus correspondientes marcas registradas, desde las más antiguas hasta las más modernas.

Christian Friedrich Buschmann
Christian Friedrich
L. Buschmann

El relato más contínuamente repetido por doquier sobre la atribución de la invención de la armónica, una leyenda que persiste erróneamente a causa de una publicación falsa, y de la que es inevitable hablar, es el de un invento denominado "Aura" en 1821, en Baviera (Bavaria), Alemania (y posteriormente una ampliación de la misma idea denominada "Mundaeoline"), ideado por el relojero inventor alemán de 16 años, Christian Friedrich Ludwig Buschmann (Friedrichroda, Turingia, Alemania 17 de junio de 1805 - 1 de octubre de 1864), y patentado un año más tarde, en 1822.

Buschmann describió a su "Aura" como "un instrumento de ayuda en la afinación de pianos, de 4 pulgadas de largo y provista de 15 lengüetas libres metálicas de soplado" (la denominación "Aura" se usaba entonces en Alemania para referirse también al arpa de boca, mundharfe, jaw harp en inglés o guimbarda en español).

Sin embargo, la presunción de este invento como la "invención de la primera armónica" es algo de lo que únicamente se tiene constancia por lo que cuenta uno de sus descendientes, Heinrich Buschmann, mucho tiempo después, en el año 1938 ("Christian Friedrich Ludwig Buschmann, der Erfinder der Mund - und der Handharmonika") y en una época en la que ya se fabricaban y vendían millones de instrumentos al año y se consideraba además "políticamente correcto" hablar de la "superioridad" alemana frente a otras naciones y eran habituales las manipulaciones, tergiversaciones e invenciones históricas de todo tipo, no sólo en música sino en cualquier otra temática.

No sólo en Alemania se hacían atribuciones en exclusiva. En Gran Bretaña se afirmaba que la armónica fue inventada por Charles Wheatston, y en EE. UU. por Benjamin Franklin, esto último doblemente erróneo puesto que B. Franklin inventó una versión nueva y mejorada de la armónica de cristal, un instrumento de nombre parecido pero de principio diferente basado en la frotación o fricción de los dedos de las manos sobre cuencos de cristal y no por el de lengüeta libre para producir sonido.

No se conserva pues, ningún documento, ilustración, grabado ni dato alguno sobre el invento de Buschmann ni de su posible patente que confirme lo que sus descendientes le atribuyen.

De hecho, es el propio Buschmann el que aclara esta falsa atribución de la invención de la armónica mencionando en 1828, en una carta dirigida a su padre que residía por entonces en Gran Bretaña, que "recientemente había inventado un instrumento parecido a la armónica". Es evidente pues que la armónica era un instrumento musical ya conocido por Buschmann, que se fabricaba, producía y vendía principalmente en Viena (Austria) así como también en el sur de Alemania, la actual Chequia y posiblemente otras zonas del entorno centroeuropeo, lugares donde ya había hecho su aparición de forma casi simultánea.

Christian Buschmann, como se mencionaba antes, construyó más tarde, en 1828, el "Mundaeoline" en el que al parecer amplió la idea del "Aura" añadiendo más lengüetas y definiéndolo como un "instrumento pensado sólo como acompañamiento verdaderamente único y posibilidades de interpretación in crescendo (...) con armonías de seis tonos que pueden sostenerse tanto como el intérprete pueda mientras tenga aliento y que en principio consistía en 21 lengüetas libres metálicas sujetadas a un cuerpo de madera de tal forma que fuera posible soplar cada lengüeta individualmente(...). Colocó las lengüetas en una caja de madera de 4 pulgadas de ancho por las mismas de alto. En otras palabras una caja cúbica de 4 pulgadas por cara, cada una de las cuales podía hacer vibrar al soplar a través de las 21 ''cámaras'' (Tonlochkanzellen)".

Christian Buschmann era hijo de Johann David Buschmann (1773–1852), inventor del "Terpodión" un instrumento con teclado basado en el principio de fricción sobre un cilindro de madera bañado con una mezcla de materiales cerámicos (con semejanzas a la armónica de cristal de Benjamin Franklin), no en el de lengüeta libre, sin embargo en la mayoría de artículos sobre el terpodión y la historia de la armónica se lo clasifica erróneamente como un instrumento de lengüeta libre posiblemente por la relación con su hijo y por el mismo relato del descendiente de Buschmann sobre la atribución de la invención de la armónica.

Se suele atribuir también a Christian Buschmann el hecho de que un año más tarde, tras la invención del "Aura", en 1822, añadiese a su invento fuelles verticales, pudiendo mantener así las manos libres y llamándolo "Handharmonika" o "Handaeoline" supuestamente precursor de la actual familia del acordeón, y a partir del cual posteriormente un vienés de origen armenio, constructor de instrumentos musicales, Cyrill Demian (1772-1847), tomaría esta idea, la desarrollaría y finalmente en 1829 construiría y patentase el "Accordion", que podría considerarse como el primer acordeón de la historia.

Todas estas afirmaciones en realidad son bastante difusas ya que otras fuentes aseguran que el propio Cyrill sostenía que la lengüeta libre y los fuelles se venían usando en órganos desde hacía más de doscientos años, por lo que el principio ya se conocía en Europa desde hacía mucho tiempo y tampoco puede relacionarse exclusivamente a Buschmann en ese aspecto.

Sea como fuese, y tal como se ha explicado, el "Aura" y el "Mundaeoline" fueron pues inventos contemporáneos de las armónicas que ya existían y se fabricaban en la época. Se sospecha que ambos inventos fueron en realidad diseñados como ayuda para la afinación de otros instrumentos musicales, pero el anteriormente mencionado relato publicado por su descendiente en 1938 ya se había extendido tanto que se daba por cierto y consecuentemente replicado, repetido y reproducido en todas partes por inercia.

. . . . . . .

Nunca se sabrá con certeza quien o quienes fueron pues los auténticos pioneros de la armónica en occidente, si tuvieron realmente o no influencia de los instrumentos orientales, si realmente fueron algunos de los ya mencionados o al contrario fue algún inventor totalmente anónimo y desconocido, cuya idea posiblemente se copió, mejoró y extendió.

En otra versión que publica Hohner en sus magacines anuales ("Easy Reading, Summer 2013, Hohner's magazine for the harmonica enthusiast"), la armónica, "Mundharmonika" o "armónica de boca" (se referiría a la forma actual en que la conocemos), probablemente fuese inventada en Viena, Austria, sobre 1825, ocho años antes de que el fundador de la compañía, el propio Matthias Hohner, naciera, sin añadir ninguna información más ni atribuir a nadie su invención.

La mayoría de los nuevos instrumentos de lengüeta libre que se estaban fabricando provenían de Viena y el sur de Alemania, los dos más importantes centros musicales de la época, además de un número indeterminado de pequeñas empresas y artesanos, y al ser novedosos venían denominándoseles de varias maneras y a veces de forma un tanto ambigua y confusa, como "Mundharmonikas", armónica de boca, como se ha dicho anteriormente (en alemán la palabra "Harmonika" se refería tanto a los primeros acordeones como a las primeras armónicas), así como también "Mundharfe" que significa arpa de boca, y que, a su vez, también se refería al instrumento del mismo nombre también conocido como guimbarda en español o jaw harp en inglés.

En cualquier caso estaba claro que el mundo de la lengüeta libre levantaba pasiones y negocios, y la fabricación e invención de armónicas estaba de moda al ser instrumentos pequeños, portátiles, ligeros, asequibles, baratos y al alcance incluso de personas sin conocimientos musicales previos, tal y como sigue ocurriendo hoy en día. En algunos carteles publicitarios de las grandes marcas se hacía alusión incluso a la "democratización de la música", dando a entender que con estos instrumentos al alcance de cualquier bolsillo, cualquiera podría tocar. Por otra parte, los humildes orígenes del instrumento y sus naturales limitaciones, lo apartaban de los círculos de la "música seria", relegándolo a un mero instrumento folklórico sin gran importancia, algo que nunca detuvo su enorme éxito.

. . . . . . .

Armónica richterSin duda, el mayor avance en la evolución de la armónica en aquellos años, determinante en su actual diseño y aspecto, fue la invención del segundo juego inferior de lengüetas exclusivamente de aspirado, dedicando el juego superior sólo para notas sopladas. El juego inferior tendría pues las lengüetas en dirección contraria, para notas aspiradas, lo que se denominaría en su época el "sistema Richter", refiriéndose a la construcción en sí. En la práctica suponía aumentar el doble de voces o notas en la misma cantidad de celdas, ya que en cada una de ellas no sólo se podía soplar sino también aspirar, convirtiéndo a la armónica además, en el único instrumento de viento con esa característica.

Los orígenes de esta invención son tan confusos y nebulosos como la atribución de la invención de la armónica a Buschmann y tenemos que hablar una vez más de suposiciones puesto que incluso a finales de la década de 1820 ya existían aeolinas (básicamente placas de lengüetas sin peine ni cubiertas), que tenían tanto lengüetas de soplado como lengüetas de aspirado.

La primera referencia documental de la autoría de esta invención es la mención a la "Richter Mundharmonika" que aparece en el Zeitschrift für Instrumentenbau (Diario de constructores de instrumentos musicales, Vol. 3, Nº 21, abril de 1883), en el se atribuye el invento a un tal Richter, de Maida (Haida), en Bohemia, actual Chequia, sin aparecer ningún otro dato que aclare nada y que ha dado lugar a varias atribuciones a supuestos autores con el mismo apellido.

En una publicación anterior del mismo Zeitschrift für Instrumentenbau (Vol. 2, Nº 24, septiembre de 1882) aparece Joseph Richter (1812-1881), como "fabricante de armónicas en Regensburg, cuya empresa fue fundada en 1828 en Haid (Haida), Bohemia, hasta 1867, vendiendo en Alemania, Austria y Suiza".

En otras versiones muy parecidas se habla del mismo Joseph Richter como el autor de la invención de añadir un segundo juego de lengüetas debajo de la primera pero orientadas en la dirección contraria, con la misma disposición de notas que los acordeones que se estaban fabricando. Parece que denominó al instrumento "Vamper", y se podían generar notas tanto soplando como aspirando, el instrumento tenía 10 celdas en una disposición diatónica prácticamente idéntica a las actuales, sus medidas eran de 10 centímetros de ancho pero sólo 2,5 de alto. Como se decía, la mejora era notable respecto a las armónicas que se estaban fabricando así como en el aumento en la capacidad interpretativa del pequeño instrumento, tanto en el aumento de notas disponibles como en la posibilidad de producir acordes soplados o aspirados a lo largo de toda la armónica de forma muy sencilla gracias a su disposición de notas.

Las fechas en las que se supone que Joseph Richter inventó el segundo juego de lengüetas se atribuyen de 1825 a 1827 en unas versiones, a 1879 en otras, y supusieron sin duda un radical avance en la armónica, aunque el método de construcción Richter no se empezó a comercializar en masa hasta años después.

Aunque no está totalmente probado, al parecer Joseph Richter era pintor de vidrio y procedía de un pueblo llamado Novŷ Bor (Haida en alemán), al este de Klingenthal, en la región de Bohemia, en la actual Chequia. Los empleados de la compañía Seydel (el fabricante más antiguo en activo actualmente) han llamado a la armónica con afinación Richter estándar como "Haidaer" o "Haider" desde hace más de cien años, por lo que es más que propable su relación.

Richter fundó la compañía de armónicas Joseph Richter en su ciudad, Haida, en 1828 que permaneció hasta 1867, año en el que se trasladó a Regensburg, Bavaria, Alemania, hasta al menos el año 1900 en que su esposa dejó el negocio. Sus instrumentos se habrían distribuido por Alemania, Austria y Suiza.

Hasta la innovación del segundo juego de lengüetas, las armónicas que se fabricaban, con todas sus variantes, se hacían con lengüetas tanto de aspirado como de soplado (casi siempre de soplado únicamente) pero montadas en una sola placa (no habia placa o juego inferior de lengüetas). Richter visitaba fabricantes y artesanos de acordeones de la época a fin de aprender técnicas de fabricación. Se dió cuenta de que los acordeones tenían dos juegos de lengüetas, una para las notas en donde el aire "sale" y otra para las notas en las que el aire "entra". Se le ocurrió que podía adaptar el mismo sistema en las armónicas existentes y convertirlas en un instrumento de acompañamiento tanto para acordes como para melodías, como el acordeón.

Hay investigaciones que apuntan a otros Richter pero con menor probabilidades de ser los auténticos inventores. Se habla de Anton Richter (1814-1885?), también de Haida, actual Chequia, que abrió una compañía después de 1830. Se sospecha que Anton era hermano de Joseph Richter (Hay museos alemanes de armónica que afirman el parentesco) y hay indicios de que Anton hizo subcontrataciones para Seydel en los últimos años de su compañía a finales de la década de 1880. La compañía de Anton Richter permaneció abierta hasta 1895. Y por último, Emmet Richter, de Bavaria, Alemania, a quién también se le atribuye el invento entre 1850 y 1860, ignorándose si eran parientes.

Con el paso de los años, el término Richter acabó usándose para designar la disposición de notas estándar para la diatónica, pero en realidad su significado original, como se ha explicado, es su fabricación o forma de construcción en donde, de arriba hacia abajo, primero va un juego de lengüetas de soplado, luego le sigue el cuerpo o peine que conforma las celdas o agujeros, y finalmente el segundo juego de lengüetas de aspirado (rodeando el conjunto las cubiertas protectoras).


Siguiente: La expansión …
Fuentes: elaboración propia (todoarmonica.org),
extractos de artículos de Pat Missin traducidos al español con permiso expreso del autor,
Hohner Musikinstrumente GmbH & Co. KG, C.A. Seydel Söhne, Suzuki Musical Inst. Mfg. Co., Ltd., Hering Harmônicas,
Shanghai Guo Guang Harmonica Factory Co.,Ltd., Swan Musical Instrument Co., Ltd., Weissenberg, F. J. Dávila Dorta www.ea8ex.com. Última actualización: octubre de 2014.

anterior siguiente

También te puede interesar:


Comienzos básicos en la práctica de la armónica

Respiración y resonancia

Profesores/as de armónica, clases presenciales y a distancia