Todo sobre la armónica de blues

Teoría ➦ Temperamentos y entonaciones

TEORÍA

Ya hemos visto que en las armónicas, para la producción de notas, se usan lengüetas afinadas individualmente a un tono determinado, conformando una tras otra, una escala a lo largo de las diez celdas, y que las armónicas se pueden fabricar en un tono o tonalidad determinado (A, Bb, C...), así como que también se pueden fabricar con muchas afinaciones o disposiciones de notas diferentes, siendo la Richter estándar la más ampliamente usada.

Sólo a efectos informativos y teóricos, mostramos muy resumidamente el otro factor en el que una armónica suena y está afinada, y es el de la relación en el tono, frecuencia, vibración o afinación de cada lengüeta con respecto al tono de las demás, de manera que, en conjunto, una armónica suene de una manera específica, especialmente en los acordes, y es a esto a lo que se le denomina su entonación o temperamento.

La teoría de los temperamentos y entonaciones es tan complejo como el de la propia historia de la música que desembocó en el estándar moderno occidental actual de doce notas de temperamento igual. Han existido y siguen existiendo multitud de formas diferentes de dividir el sonido en octavas y formar escalas que han dependido de las épocas y las diferentes culturas (Chinas, de la antigua Grecia, de la tradición India, por progresiones geométricas, pitagóricas, ratios, por quintas, tonos medios, etc. etc.). No vamos a explicarlo en profundidad porque es algo que se sale del objetivo de la web por su extensión.

Si queremos profundizar en el tema podemos hacer búsquedas en la web, pero simplificando digamos que actualmente tenemos un estándar al que se llegó por consenso, en el que todos los instrumentos se afinan de la misma manera y en el que al fin, después de mucho tiempo con sistemas diferentes, se podían poner de acuerdo entre sí, por ejemplo un piano con una guitarra, para tocar una pieza determinada.

Aplicándolo al mundo de la armónica, dar un temperamento, afinación o entonación determinada, consiste grosso modo, para entenderlo mejor, en aplicar pequeñas y ligeras modificaciones en la afinación individual de ciertas lengüetas clave a lo largo de la escala, en donde unas veces se sube y otras veces se baja ligeramente el tono que debería tener en "teoría", para dar un "carácter" especial a la armónica.

Normalmente para afinar instrumentos musicales se parte de la frecuencia estándar de referencia que es la nota A4 (La4) vibrando a 440 Hz (hercios, hertz o ciclos por segundo). En el caso de las armónicas, esa frecuencia base de referencia se sube ligeramente y se suele establecer a 441Hz, 442Hz, 443Hz, 444Hz, a veces incluso más, para evitar la tendencia en la afinación final a que los acordes y notas suenen por debajo del tono ideal.

Una vez fijada la frecuencia base, las demás lengüetas se afinarán para que produzcan notas en relación a ésta. La armónica es uno de esos instrumentos en los que se afinan una sola vez, es decir, no es como un violín o una guitarra en donde podemos afinar cuerdas en cualquier momento, sino que se afinan las lengüetas una a una para que se sucedan en una determinada disposición de notas fijas, pero la cantidad de combinaciones en las que podemos hacerlo es enorme, tanto en afinación (lengüeta a lengüeta) como en temperamento (en conjunto, varias notas, acordes).

Cuando en la armónica se tocan dos notas a la vez, estas suenan mejor cuando las diferencias entre sus frecuencias es una proporción matemática determinada perfecta. Por ejemplo, si sonasen dos notas, una a 300 Hz (ciclos por segundo) y otra a 200 Hz, sus frecuencias estarían en una proporción de 3:2 (una proporción conocida como quinta perfecta) que haría que el sonido fuese agradable al oído.

Antiguamente muchos instrumentos se afinaban de forma que los intervalos entre las notas fueran así. Pero por desgracia este método causa problemas a la hora de cambiar de tonalidad. Por ejemplo si se afina la nota E una quinta perfecta sobre la nota A, suena bien en E y A pero sonará fuera de tono en la mayoría de las demás tonalidades.

A lo largo de la historia de la música se llegó a la actual convención del sistema occidental llamado doce tonos de igual temperamento o 12TET (12 Tones Equal Temperament en inglés), en el cual no se usan proporciones para trabajar con las frecuencias de las notas, sino con una escala logarítmica que permite que cada nota pueda ser afinada por igual en cada tono.

Aunque los intervalos entre las notas no suenen tan perfectos como lo hacían en el sistema antiguo original, en la mayoría de los casos son tan cercanos a los intervalos perfectos que es difícil notar la diferencia.

La inmensa mayoría de la música moderna occidental usa el sistema 12TET, y los instrumentos están igualmente basados sobre el mismo sistema de afinación.

Las armónicas Lee Oskar y las Hohner Golden Melody, por ejemplo, están afinadas en 12TET. Otras armónicas como la Hohner ProHarp, Blues Harp y Marine Band no lo están, usan una entonación a la medida, donde los intervalos entre las notas están más cercanos a las proporciones perfectas originales.

Hay opiniones divididas sobre cual es el mejor sistema de entonación. Con el sistema a la medida de Hohner, donde los intervalos entre las notas están más cercanos a las proporciones perfectas originales, los acordes suenan ligeramente más claros y menos "débiles". A la misma vez, este temperamento es muy similar a las armónicas usadas en las antiguas grabaciones de blues, por lo que se puede decir que son más "auténticas".

La desventaja del sistema personalizado de Hohner es que ciertas notas están ligeramente fuera de tono con otros instrumentos; aunque la diferencia es pequeña, se podría notar para un oído entrenado. Por otra parte, tocando una nota con el sistema 12TET y se toca la misma nota en el piano o en la guitarra, sonarían exactamente igual y a tono. Por ello, muchos músicos prefieren el sistema 12TET para tocar temas donde se necesiten ante todo notas simples y melodías.

De modo que resumiendo tenemos tres tipos básicos de entonaciones, temperamentos o afinaciones en el mundo de la armónica de diez celdas, o de blues, actualmente:


Todo esto, en realidad, es pura teoría musical mezclada además con los intrincados y complejos sistemas de afinación que pueden llegar a tener tantas configuraciones como quiera el fabricante y no deberíamos detenernos en ella más que lo necesario a efectos informativos en nuestors primeros pasos como lo mostrado aquí. En la práctica, lo que nos interesa saber es que hay armónicas especialmente preparadas para tocar sobre todo notas simples (melodías), es decir, para utilizarlas más bien como instrumento solista, otras para tocar sobre todo acordes que se usan mucho más en acompañamiento, y otras que son una mezcla de las dos anteriores (de compromiso) y especialmente preparadas para tocar ambas cosas, notas simples y acordes. Las diferencias para un oído no entrenado son prácticamente indetectables y no se podrían notar.

El mundo de la afinación de instrumentos y de entonaciones y temperamentos en armónicas en este caso es realmente extenso y amplio, un auténtico arte, e incluso en el caso de que nos apasione el tema y queramos profundizar en él para aplicarlos a la armónica, tal y como dicen los profesionales, en última instancia siempre es el propio oído del músico o artesano y su experiencia, probando a oído el instrumento mientras se trabaja con él, el que decide si algo está o no bien afinado, a tono y con un temperamento y carácter especial a pesar de las muchas ayudas con aparatos de precisión existentes en la actualidad.


Como se ha dicho, no nos creamos que vayamos a notar enormes y dramáticas diferencias entre una entonación y otra. Un neófito normalmente no podría encontrar mucho cambio de buenas a primeras entre dos armónicas con diferente entonación. Se trata siempre de ligeras y sutiles diferencias que en realidad afectan sobre todo a la relación entre acordes y notas simples.

Como ejemplos, algunas entonaciones de determinados modelos:

· · · · · ·

A continuación se muestran algunos ejemplos gráficos indicando las celdas, la desviación en cents (centésimas de semitono) de la lengüeta soplada (superior) y la desviación de la lengüeta aspirada (inferior):


Entonación Hohner Golden Melody, Lee Oskar (Major Diatonic) (Equal temperament, 12TET, Equal Tuning, Straight Tuning, temperamento igual, sistema temperado):

0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0


Entonación Hohner Marine Band original (JI, 7-Limit Just Intonation, entonación justa):

0 -14 +2 0 -14 +2 0 -14 +2 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
+4 +2 -12 +4 -29 +6 -12 +4 -29 +6


Entonación JI, 19-Limit Just Intonation:

0 -14 +2 0 -14 +2 0 -14 +2 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
+4 +2 -12 +4 +3 +6 -12 +4 +3 +6


Entonación Hohner Marine Band actual y Hohner Special 20 (de compromiso, Compromise Tuning):

0 -12 +1 0 -12 +1 0 -12 +1 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
+2 +1 -11 +2 -12 +3 -11 +2 -12 +3


Entonación Hohner Marine Band Crossover (de compromiso, Compromise Tuning):

0 -5 +1 0 -5 +1 0 -5 +1 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
+1 +4 0 +1 +2 +1 0 +1 +2 +1


Entonación usada por Seydel para segunda y tercera posición con frecuencia base de 443 Hz para todos sus modelos de Blues Richter estándar. (De compromiso, Compromise Tuning)

0 -14 +2 0 -14 +2 0 -14 +2 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
+4 +2 -12 +4 -2 +6 -12 +4 -2 +6


Entonación usada en armónicas sistema MS (Modular System) de Hohner. (De compromiso, Compromise Tuning)

0 -10 +1 0 -10 +1 0 -10 +1 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
+2 +1 -9 +2 +3 +3 -9 +2 +3 +3


Entonación utilizada en el modelo M. Suzuki Manji (prácticamente igual a la Equal temperament, 12TET, Equal Tuning, Straight Tuning, temperamento igual, sistema temperado):

0 -5 0 0 -5 0 0 -5 0 0
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
0 0 -5 0 0 0 -5 0 0 0

Podríamos seguir y la lista sería interminable. La frecuencia base (0) casi siempre se suele establecer sobre los 443Hz, ligeramente superior al estándar A(La)=440Hz, y cada Hertzio (Hz) correspondería a un cent de desviación, 1Hz = 4 cents en la mayoría de los afinadores.

Cada fabricante y modelo tiene sus propias "fórmulas", pero resumiento podríamos decir que en realidad todas las afinaciones, entonaciones y temperamentos en las que se fabrica una armónica casi siempre se hacen a fin de conseguir una solución de cierto compromiso entre acordes y notas simples, a no ser que se trate de conseguir un instrumento exclusivamente dedicado a una de las dos cosas.

Es importante que entendamos, por todo lo explicado aquí, que dependiendo de la entonación de una determinada armónica que hayamos adquirido, algunas notas estarán deliberadamente fuera de tono si la comparamos y medimos con un afinador de precisión, y obviamente no confundir esto con desafinaciones, problemas o desajustes en las lengüetas.