Todo sobre la armónica de blues

Práctica ➦ Técnicas ➦ El bending

PRÁCTICA

Teoría Práctica: Bends aspirados Bends soplados Ejemplos en audio

El bending es sin duda la más típica técnica en la armónica diatónica en general y su sello más distintivo que la hace tan atrayente y que ni siquiera las armónicas cromáticas, diseñadas como instrumentos con mayor capacidad interpretativa, son capaces de conseguir debido a la incorporación de válvulas que impiden este efecto tan dinámico, exclusivo de la armónica de Blues.

El término bend se aplica para expresar la idea de "doblar" o "curvar" la nota. Se trata de un efecto donde el tono baja de frecuencia y que en la afinación estándar más ampliamente usada, la Richter, y dependiendo de la celda, podemos lograr uno, dos o hasta un total de tres semitonos por debajo del tono normal de la lengüeta, lográndose además nuevas notas extra a lo largo de las diez celdas, imposibles de conseguir sin aplicar esta técnica.

Una vez dominados se logran controlar a voluntad de forma continua, sin pausas, o aisladamente, semitono a semitono. Aprender a producir estas notas bemoles extra es una cuestión de práctica, técnica y oído como veremos, de la misma manera que un violinista consigue sus notas y tonos por oído al ser el violín un instrumento sin trastes.

Uno de los equivalentes en lenguaje musical sería el llamado portamento que consiste en la transición de un sonido hasta otro más agudo o más grave, sin que exista una discontinuidad o salto al pasar de uno a otro.

El término proviene del italiano "portamento della voce" utilizado en interpretaciones vocales y emulado luego por instrumentos como el violín y el trombón de varas. De forma parecida, en la armónica diatónica, una vez totalmente dominada la técnica, podemos pasar de notas con bend a notas sin bend (de grave a agudo), o al contrario, de nota normal a nota con bend (agudo a grave), continua o discontinuamente, creando una enorme variedad de efectos que junto al inconfundible sonido de las lengüetas se logran sonidos únicos.

A pesar de la aparente sencillez de la diatónica como hemos visto en fundamentos, el funcionamiento físico de un bend es sorprendente y curiosamente complicado teniendo en cuenta el hecho de que el instrumento ni siquiera se concibió para producir bends, es decir, desde su invención, la armónica diatónica se ideó y desarrolló para producir únicamente notas normales aspiradas o sopladas, y fué posteriormente cuando se descubrieron los bends (y más tarde los overbends) permitiendo con estas nuevas técnicas obtener notas inexistentes en la disposición básica a lo largo de las celdas.

Se coincide totalmente en considerar al bending como una "anomalía" o "accidente" (en sentido figurado) en el funcionamiento de las dos lengüetas alojadas en la misma celda, con un comportamiento para las que no fueron diseñadas, anomalía que paradójicamente convirtió al bending en el más inconfundible sonido de la diatónica y de la armónica en general.

Cuando aplicamos la técnica del bend en una celda interactúan sus dos lengüetas, es decir, en un bend vibran las dos lengüetas que comparten el mismo canal o celda, la de soplado y la de aspirado, en diferente medida, llegando en el caso de algunas celdas, a actuar sólo la lengüeta contraria.

Explicándolo más detenidamente, en un bend aspirado, partiendo de la nota aspirada normal al inicio de su ejecución, vibrará únicamente la lengüeta de aspirado. A medida que aplicamos el efecto bending la lengüeta de soplado comienza también a entrar en acción y a vibrar (las dos lengüetas vibran, la de soplado y la de aspirado) y la nota comienza a bajar. A medida que acentuamos el efecto bending entrará cada vez más en acción la de soplado, hasta que llegamos al límite (la nota más baja posible) en el que el sonido es producido casi totalmente por la vibración de la lengüeta de soplado.

Esto es en realidad un término medio porque todo dependerá del intervalo o diferencia de tono entre las dos lengüetas que compartan la misma celda y como podemos comprobar en los diagramas de afinaciones habrá celdas donde la diferencia de tono entre sus dos lengüetas es mayor que en otras.

Por ejemplo, en una diatónica con afinación estándar (Richter) uno de los más típicos bends aspirados, el de la celda 4, está producido físicamente por la vibración simultánea de las dos lengüetas de esa celda (la soplada y la aspirada) interactuando entre sí y produciendo un "tercer" sonido o sonido final que es el propio bend. Si probáramos lo mismo en la celda 3, que tiene una diferencia de tono entre lengüetas mayor, comprobaríamos que de los tres bends posibles en esa celda, los dos primeros se producen por el mismo principio, y el último, el más extremo, se produce por la vibración casi exclusiva de la lengüeta de soplado, pero en todos los casos siempre existe interacción entre las dos lengüetas.

En el caso de un bend soplado el mecanismo es el mismo pero al justo al contrario.

La mejor forma de explicar el sorprendente comportamiento de las lengüetas en el bending en el que, contra todo pronóstico, también vibran las lengüetas montadas en sentido contrario al flujo de nuestro aliento como vemos en los gráficos, es porque el armonicista ajusta su disposición oral interna mientras aspira o sopla haciendo resonar la lengüeta contraria y produciendo notas que bajan de frecuencia. Dicho de otra forma, el músico ajusta internamente su boca (cavidad oral, garganta, laringe, lengua) para que coincida con la frecuencia de resonancia de una determinada lengüeta que no está preparada para un uso normal de soplado o aspirado.

Con el dominio del bending se añaden nuevas notas, imposibles de conseguir de otra manera en las mismas celdas, aumentando así la capacidad interpretativa del pequeño instrumento y que, dependiendo de la celda en la que estemos, nos permitirá bajar uno, dos y hasta tres semitonos a la nota normal aspirada o soplada.

Añadiendo estas nuevas notas mediante esta técnica, la modesta y humilde diatónica de diez celdas se convierte en cuasi-cromática (las doce notas de la escala cromática) pudiendose ejecutar melodías "impensables" con algo tan limitado como son diez celdas / veinte lengüetas.

Como veremos detalladamente más abajo, en teoría se puede hacer bending en cualquiera de las diez celdas, pero en la práctica, en una diatónica con afinación Richter estándar se omiten los bendings de las celdas 5 y 7 ya que la diferencia de tono entre las lengüetas de aspirado y soplado en esas celdas es de sólo un semitono. Cuanta más diferencia de tono haya entre la lengüeta de aspirado y soplado de la misma celda, más efecto bending se puede conseguir.

Es decir, para descubrir qué nota o notas se consiguen en cualquier diatónica, utilizando la técnica del bending, debemos contar los semitonos que existen de diferencia entre la lengüeta de soplado y la lengüeta de aspirado de una celda determinada. Por ejemplo, en una armónica en C, afinación estándar (Richter), la celda 3 soplada produce un G y la celda 3 aspirada un B, en esa celda por lo tanto, contando de G hacia B, conseguiríamos las notas Ab, A y Bb mediante bending, tanto de forma contínua como en tres pasos bien diferenciados.

Otro ejemplo, con la misma armónica, la celda 8 soplada produce un E y la 8 aspirada un D, la diferencia es menor entre esas dos lengüetas, por lo que de E a D, utilizando bending, producimos la nota Eb.


Representación de las notas creadas utilizando bending en una armónica diatónica de diez celdas en C, afinación Richter estándar:


                  Bb
          B/C Eb F# B
C E G C E G C E G C
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
D G B D F A B D F A
Db F# Bb Db F/E Ab      
  F A            
    Ab            
Bends soplados
Notas normales sopladas: fila superior, aspiradas: fila inferior
Bends aspirados
 
En las celdas 5 aspirada y 7 soplada no se llega a bajar un semitono completo al hacer bending (posiblemente ni siquiera a un cuarto de tono o cuartitono) por lo que siempre se omite en las representaciones y diagramas al no añadir ninguna nueva nota. Debemos acostumbrarnos además a no forzar demasiado esas lengüetas haciendo bending para no debilitarlas prematuramente.

Representación de las notas creadas utilizando bending en cualquier otra tonalidad:

Armónica diatónica de diez celdas. Afinación Richter estándar. Elige una tonalidad de armónica para ver su disposición de notas y los bends que se pueden producir en cada celda:
soplar
               
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
aspirar
En negro: Número de celda
En gris: Notas sopladas (arriba) o aspiradas (abajo)
En naranja: Bends soplados
En verde: Bends aspirados

Otra representación gráfica de las notas en una armónica diatónica de diez celdas con afinación Richter estándar en tonalidad C (Do):


Otra representación trasladando las notas al piano (misma armónica, misma afinación):

Otra representación gráfica de las notas en una armónica diatónica de diez celdas con afinación Richter estándar en tonalidad C (Do) en la que puedes escuchar, de manera aproximada, todas las notas únicas tal y como suenan de forma natural sin efectos (acordes, trémolos, vibratos, ecos, etc.), pulsando sobre la imagen u deslizando el cursor sobre cada nota:




Otra representación trasladando las notas al piano (misma armónica, misma afinación) en la que igualmente podemos escuchar sus sonidos pulsando sobre la imagen y deslizando el cursor sobre cada nota:


La armónica diatónica permite hacer bends aspirados en las celdas 1 a la 6, todos de igual importancia, aunque los más comunes y de mayor uso para Blues, Rock y Country son el 2, 3 y 4. La única particularidad, como se ha explicado en los diagramas, es el bend aspirado de la celda 5, en la que casi siempre se omite ya que no añade ninguna nota nueva porque el efecto bending que se puede conseguir no llega a un semitono por debajo de la nota natural, debido a que el intervalo que existe entre las dos notas de esa celda es de un semitono (el efecto bending sería de medio semitono o menos).



Teoría Práctica: Bends aspirados Bends soplados Ejemplos en audio

Bends aspirados


En la práctica, para ejecutar con éxito un bend lo más importante que debemos tener en cuenta es siempre EL AJUSTE DE LA APERTURA DE NUESTRA CAVIDAD BUCAL, nuestra disposición oral interna al aspirar o al soplar, que es la que actuará de cámara resonante y la que determinará finalmente que el tono baje. Si no comprendemos esto primero, todos los demás consejos indicados aquí para conseguir nuestro primer bend, a pesar de que podrían servir de ayuda, resultarían inútiles y no conseguiríamos muchos avances.

No es una técnica fácil al principio y para muchas personas puede resultar realmente muy difícil. Tampoco es un efecto que se pueda explicar bien con palabras porque todos los movimientos y posturas para conseguirlo suceden en el interior de la boca. Se consigue con la práctica, escuchándonos a nosotros mismos, y repitiendo una y otra vez.

El principiante debe de saber de antemano que sólo se consigue con la práctica diaria y continua, con enormes dosis de paciencia, la mayoría de las veces sin ningún resultado ni adelanto aparente alguno. Es importante comprender esto y tener paciencia, muchas personas pueden tardar varias semanas en conseguir algo, a otras les puede costar varios meses pero una vez conseguido nuestro primer bend comprenderemos inmediatamente su funcionamiento y se nos abrirá un nuevo mundo de posibilidades interpretativas inimaginables en un instrumento tan aparentemente limitado.

Se necesita además diferente técnica bending entre una celda y otra (diferente presión, posición de la lengua, conformación de la boca, etc.) y, dependiendo del rango tonal, entre una tonalidad de armónica y otra (por ejemplo: entre una armónica en A, más grave y otra en F#, mas aguda).

El efecto se puede ejecutar tanto en notas sopladas "bend soplado" (blow bend) como en notas aspiradas "bend aspirado" (draw bend).

No todos las celdas producen la misma cantidad de efecto bending. El 1, 4 y 6 aspirados se pueden bajar hasta un semitono, el 2 aspirado hasta un tono completo (2 semitonos) y el 3 hasta un tono y medio (3 semitonos). Todo esto se puede ver claramente en el diagrama superior de ejemplo o en los diagramas de notas para cada tonalidad de armónica.

Un ejercicio muy acertado para comprender mejor el bending (al menos en el caso del bending aspirado) consiste en silbar aspirando aire. En lugar de silbar soplando como es lo usual, silbamos aspirando y poco a poco vamos moviendo la lengua hacia atrás. A medida que hacemos retroceder la lengua comprobaremos que el tono del silbido baja. El tono más bajo correspondería a la posición más atrás de la lengua.

Aunque el secreto último del bending es simplemente la especial configuración interna de nuestra boca, la imposibilidad de explicarlo con sencillez, ya que todo sucede dentro de ella, es obvia, por eso hay que ofrecer el mayor número de pistas y ayudas posibles que nos permitan lograrlo.

Para lograr un bend aspirado hay que tener en cuenta: una respiración adecuada, conseguir una nota única clara y un movimiento hacia atrás de la lengua así como una especial configuración interna de los músculos de nuestra boca. Hay más técnicas o trucos como explicamos a continuación. Advertimos de antemano que lo más importante para conseguirlos es la práctica continua y la paciencia, la mayoría de las veces sin resultados y que no hay ningún truco ni técnica rápida ni milagrosa:


Antes de nada hay que explicar que si es la primera vez que intentamos producir bends, tengamos en cuenta que es mucho más fácil conseguirlos con la embocadura en bloqueo de labios. Intentar hacerlos por primera vez con bloqueo de lengua es muchísimo más difícil. Con las dos embocaduras los consejos explicados aquí son igual de válidos, pero hacer bending con bloqueo de lengua es algo que deberíamos dejar para mucho más adelante, cuando los dominemos con bloqueo de labios.

Enumeramos a continación varios consejos que pueden servir de ayuda para conseguir nuestro primer bend aspirado, la mayoría de ellos con pocos efectos prácticos por la dificultad de explicarlo y la necesaria práctica y esfuerzo contínuos a veces sin resultados, pero tengamos siempre en cuenta de que en realidad el mecanismo o técnica primordial para conseguir bends es siempre el de de una especial y determinada disposición interna de nuestra cavidad bucal, mejillas, lengua, garganta, embocadura, etc, siempre relajada y que una vez dominados, conseguir notas y tonos precisos se convierten en algo natural e inconsciente.

  1. Una adecuada respiración como ya se explicó en el apartado "respiración, resonancia" y teniendo siempre en cuenta que nuestro aliento fluya a través de la boca y la armónica, y no soplar hacia la armónica o "chupar o aspirar aire" desde la boca. La boca no debe ser la fuente del soplado ni del aspirado, sino los pulmones y el diafragma. Cuanto más se chupe o aspire desde la boca, más difícil se hará conseguir un bending.


  2. Igual importancia tiene dominar la técnica de notas simples y limpias, de forma que consigamos que sean claras, nítidas, puras, sellando cuanto sea posible un único canal, celda o agujero con nuestros labios de forma que aprovechemos todo el caudal de aire sin escapes ni fisuras.


  3. Cerremos toda entrada de aire por la nariz. No debe entrar aire por la nariz ni antes, ni durante el bending. Esto es algo obvio, de lo que nos daremos cuenta en cuanto consigamos el primero. El efecto se pierde en cuanto la abrimos. Elevemos el cielo de la boca ligeramente, de forma relajada, al subir nuestro paladar bloqueamos automáticamente las fosas nasales y aumentamos el sellado.


  4. Dejar reposar la lengua hacia atrás y hacia abajo todo lo que podamos y de una forma plana y relajada es uno de los principales puntos para dominar el bending. En las celdas que permitan hacer bending hasta tres semitonos más bajos que la nota original, supondría que tendríamos que controlar tres posiciones diferentes de la lengua. A la misma vez que retrasamos la lengua, la tendencia es la de retrasar ligeramente también la barbilla o mandíbula inferior. Todas estas explicaciones están en realidad orientadas a que configuremos la apertura interna de nuestra boca (cavidad bucal, lengua, garganta, mejillas) mientras aspiramos hasta conseguir que la nota baje de tono.


  5. Otra técnica que puede ayudar a conseguir un bending más fácilmente para algunas personas consiste en cambiar el ángulo del caudal de aire de forma que la nota "se doble", "se curve". Para crear una nota normal, el caudal del aire fluye paralelo a las lengüetas (ver gráfico). Cuando se cambia el ángulo la presión del caudal de aire también lo hace y ayuda a iniciar el proceso del bending. Cambiar el ángulo del caudal de aire en la práctica se consigue subiendo muy ligeramente la parte trasera de la armónica mientras aspiramos/soplamos (bend aspirado / bend soplado). Este ángulo exacto varía para cada persona. Hay que practicar una y otra vez con ligeros cambios hasta que hallemos un punto preciso en el que la nota cambia y se produce un bend.

    El mecanismo último y primordial para obtener un bend es hacer resonar la lengüeta en cuestión mediante nuestra disposición oral interna al aspirar o soplar, mientras tanto, en nuestras prácticas, variar el ángulo de las celdas puede ayudar a conseguir nuestro primer bend.

  6. Otra ayuda que puede servir en estos primeros pasos consiste en cerrar aún más los labios en la embocadura de la celda en la que queramos hacer un bend (en el caso de bloqueo de labios, el más sencillo para empezar), es decir hacer aún más pequeño el círculo o abertura que formamos con los labios sobre la celda. De esta forma la presión y velocidad con la que el aire pasa por una celda en concreto cambia y ayuda a que consigamos el bend. No sería la única cosa en la que deberíamos concentrarnos pero puede ayudar en algunas personas si mantienen una buena apertura bucar interna.


  7. Muchas otras explicaciones para efectuar un bending hablan también de pronunciar determinadas vocales o sílabas mientras aspiramos/soplamos. Una de las más usadas es la de la pronunciación de la sílaba "UE" dando a entender que haciéndolo conseguiremos un bend. En realidad esto no es más que una consecuencia de lo que sucede cuando ya sabemos hacer un bending, pero muchas veces sucede que en realidad no es una técnica con la que consigamos ejecutarlo. Otra cosa es que mediante la pronunciación de esas sílabas cambiemos la disposición interna de nuestra boca, algo que sí puede ayudar a conseguirlo.


  8. Consejos del momento:

    Como cualquier otro instrumento de viento, la armónica necesita un mínimo de mantenimiento y limpieza. Si no queremos ver nuestra embocadura y celdas convertidas en un auténtico cenagal impracticable, plagado de microbios y bacterias de todo tipo y en muy poco tiempo, debemos seguir unos mínimos consejos de higiene, limpieza y mantenimiento de puro sentido común, tus labios y tus armónicas te lo agradecerán.

  9. Si conseguimos llegar al punto en el que el tono se "ahoga" o se apaga quiere decir que al menos hemos llegado a la mitad del proceso y que lo estamos haciendo bien ya que en el bending entran en acción las dos lengüetas de la misma celda. En el bending, la lengüeta de aspirado deja de actuar cada vez más (dependiendo de la celda) para entrar en acción la lengüeta de soplado, pero hay un punto intermedio en el que la nota casi se bloquea, se ahoga o se apaga si no seguimos aspirando adecuadamente, ese punto es el que debemos conseguir dominar y superar para seguir bajando la nota sin que se produzca ahogo o bloqueo. Una celda especialmente útil para practicar esto es la número 2 con la que muchos principiantes encuentran problemas incluso para aspirar normalmente porque el sonido se "apaga". Si se logra superar ese paso, en esa celda podemos llegar a bajar la nota dos semitonos.


  10. Hay un último punto de mucha ayuda pero del que casi nunca se habla y que sin embargo es de gran interés. Consiste en anticiparnos al sonido (nota o tono) que queremos producir cuando intentamos hacer un bend. Aunque parezca un contrasentido, si de antemano conocemos cuál es el sonido o nota que tenemos que esforzarnos en tocar, inconscientemente nos preparamos para producirla. Dicho de otro modo los músculos de nuestra boca se preparan de alguna forma para producir ese sonido sin que nos demos cuenta, todo ello en un proceso inconsciente. Es por ello interesante escuchar primero los archivos de audio de cada ejemplo de bend al final de esta página para saber lo que tenemos que conseguir en cada celda.


  11. Ni que decir tiene que es primordial mantenernos relajados. En el bending intervienen muchos músculos orales y faciales y en el aprendizaje de cualquier instrumento musical todo lo que sea agarrotamiento y tensión es un impedimento aunque hay que reconocer que es lo normal al principio.


  12. Recordemos una vez más que cuando hayamos conseguido, entendido y dominado el bending nos daremos cuenta de que el mecanismo para conseguirlo se hace automático y no tendremos que pensar en él cada vez que lo necesitemos, y se harán innecesarios consejos como cambiar el ángulo de la armónica, etc. porque en realidad el mecanismo primordial del bending (aspirado o soplado) es simplemente el de una disposición especial y determinada de nuestra cavidad bucal (boca, mejillas, lengua, garganta...).


Siempre tenemos que tener en cuenta que el bending es un efecto complejo en el que intervienen muchos factores para conseguirlo como ya hemos expuesto y es realmente difícil explicarlo sobre el papel o en una página web. Por eso se hace hincapié en que la única forma de conseguirlo es practicando continuamente, aunque no haya resultado alguno, por muy dificil o imposible que parezca (así es como casi todos hemos aprendido). Una vez que se comprenda cómo conseguirlo se hará tan natural como con cualquier otra celda aspirada o soplada normalmente.


Escuchar ejemplos en audio más abajo



Teoría Práctica: Bends aspirados Bends soplados Ejemplos en audio

Bends soplados

Para el bending soplado el mecanismo que necesitamos para lograrlo es al contrario que para el del bending aspirado. Es bastante más difícil de explicar que el del bending aspirado. Se consigue con un ligero movimiento de la lengua hacia adelante a la vez que se comprime la cavidad bucal con los músculos de la boca y mejillas.

Es una "compresión" especial que tendremos que practicar hasta conseguir que el sonido de la celda cambie y baje de tono. Mientras soplamos la nota normal vamos adelantando la lengua hacia la armónica hasta encontrar el punto exacto en que la nota cambia de tono. El movimiento de la lengua debe de ser muy lento y teniendo en cuenta lo ya mencionado sobre sellar bien el canal o agujero que estemos tocando, y una respiración relajada sin forzar nada.

Se pueden hacer bendings soplados en las celdas 7 a la 10 aunque, como ya se dijo anteriormente, la única particularidad es el bend soplado de la celda 7, en la que se omite casi siempre en los diagramas y representaciones ya que no añade ninguna nota nueva como las demás celdas porque el efecto bending que se puede conseguir no llega a un semitono por debajo de la nota natural, debido a que el intervalo que existe entre las dos notas de esa celda es de un semitono (el efecto bending sería de medio semitono o menos).

Al igual que los bendings aspirados, no todas las celdas producen la misma cantidad de bending. En las celdas 8 y 9 sopladas se puede bajar hasta un semitono y en la 10 hasta dos semitonos (1 tono).

Siguiendo estos pasos, releyéndolos cuantas veces sean necesarios, sólo queda practicar continuamente si aprendemos de forma autodidacta. Hay que mantener siempre todos los músculos de la boca y la cabeza lo más relajados posible y tener paciencia, a la mayoría les suele llevar mucho tiempo conseguirlo y dominarlo.

Cualquier software, aplicación o nuestro propio oído nos ayudará a saber si estamos bajando el tono de una nota, ver la sección software.

Cuando consigamos nuestro primer bending, normalmente algún bend aspirado por lo general, todas estas explicaciones resultarán obvias y entenderemos a la primera cual es el mecanismo para producirlos. Al final sólo quedará seguir practicándolos, mantenerlos con exactitud, tono, equilibrio, e incorporarlos con naturalidad a nuestras interpretaciones.



Teoría Práctica: Bends aspirados Bends soplados Ejemplos en audio

En estos ejemplos escucharás primero la nota aspirada o soplada normal de cada celda seguida de la/s nota/s con bend y luego una repetición de las mismas notas tocadas sin interrupción. O bien al contrario escucharás las notas partiendo del bend hacia la nota normal aspirada o soplada de cada celda. Se adjuntan indicaciones en formato de tablatura o cifrado indicando número de celda, nota y flechas (aspirar, soplar, bend-aspirado, bend-soplado) sólo a modo orientativo, no son estrictamente necesarias puesto que lo más importante es atender al tono que debemos conseguir.

Representación de las notas:
soplada
aspirada
1 bend aspirado
2 bends aspirados
3 bends aspirados
1 bend soplado
2 bends soplados

Introducción

Todos los audios están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario:

Ejecución lenta de uno de los más típicos bends, el aspirado de la celda 4 en donde la nota baja desde D a Db (Re a Re bemol en la octava media). Tengamos siempre en cuenta de que no se requiere exceso de aspirado o de soplado, ni forzar ni sobretensionar nada, sino de adaptar la configuración interna de nuestra boca:


Ejemplos en audio con bends aspirados:


Celda número 1

Bend aspirado en celda 1:
(notas que se tocan: 1D 1Db ... 1D 1Db)

Bend aspirado en celda 1:
(notas que se tocan: 1Db 1D ... 1Db 1D)

Celda número 2

Bends aspirados en celda 2:
(notas que se tocan: 2G 2F# 2F ... 2G 2F# 2F)

Bends aspirados en celda 2:
(notas que se tocan: 2F 2F# 2G ... 2F 2F# 2G)

Celda número 3

Bends aspirados en celda 3:
(notas que se tocan: 3B 3Bb 3A 3Ab ... 3B 3Bb 3A 3Ab)

Bends aspirados en celda 3:
(notas que se tocan: 3Ab 3A 3Bb 3B ... 3Ab 3A 3Bb 3B)

Celda número 4

Bend aspirado en celda 4:
(notas que se tocan: 4D 4Db ... 4D 4Db)

Bend aspirado en celda 4:
(notas que se tocan: 4Db 4D ... 4Db 4D)

Celda número 6

Bend aspirado en celda 6:
(notas que se tocan: 6A 6Ab ... 6A 6Ab)

Bend aspirado en celda 6:
(notas que se tocan: 6Ab 6A ... 6Ab 6A)


Ejemplos en audio con bends soplados:


Celda número 8

Bend soplado en celda 8:
(notas que se tocan: 8E 8Eb ... 8E 8Eb)

Bend soplado en celda 8:
(notas que se tocan: 8Eb 8E ... 8Eb 8E)

Celda número 9

Bend soplado en celda 9:
(notas que se tocan: 9G 9F# ... 9G 9F#)

Bend soplado en celda 9:
(notas que se tocan: 9F# 9G ... 9F# 9G)

Celda número 10

Bends soplados en celda 10:
(notas que se tocan: 10C 10B 10Bb ... 10C 10B10Bb)

Bends soplados en celda 10:
(notas que se tocan: 10Bb 10B 10C ... 10Bb 10B 10C)


. . . . . . .

Existe otro tipo de bending en aquellas armónicas diatónicas en las que se les ha colocado válvulas, los bends con válvula, con una técnica y manera de ejecución muy parecida al normal explicado aquí, salvo que se requiere una manera ligeramente diferente en la disposición de nuestra boca. Los bends normales son también denominados bends de doble lengüeta para diferenciarlos de estos otros tipos de bends de lengüeta simple en los que sólo actúa una de las lengüetas de cada celda, mientras la otra queda anulada por su válvula.

Estos tipos de bends de lengüeta simple o bends con válvula son menos dinámicos y con un timbre más parecido al de una cromática que al de una diatónica, más inestables en tono, más difíciles de mantener por lo tanto y además con los problemas asociados a las armónicas con válvulas (atascos, bloqueos, etc), pero con la ventaja de ofrecer notas adicionales (un semitono menos) usando sólo la técnica del bend, para quienes encuentren demasiado difíciles los overbends, la otra técnica para conseguir notas adicionales en la diatónica. Los bends con valvula están más detallados en esta sección y es algo opcional en el que resulta imprescindible dominar primero los bends normales además de requerir la adición de válvulas en las lengüetas que nos interese (ver información completa en "Bends con válvula").



Algunos ejemplos en vídeo:


También te puede interesar:


Bloqueo de lengua


Trémolo de diafragma

Trino, notas alternas


Breve introducción a la armónica cromática