Práctica ➦ Técnicas ➦ Arpegios

PRÁCTICA
anterior siguiente

Producimos un arpegio (otro tipo de adorno u ornamento musical) cuando tocamos las notas de un acorde de forma sucesiva del grave al agudo o viceversa, una tras otra y no todas juntas al mismo tiempo.

Aunque es indiferente, la mayoría de las veces se prefiere la primera forma (del grave al agudo). Los arpegios son "quebrados" si las notas no son tocadas en el orden normal de un acorde.

El término arpegio nació del arpa como una de sus técnicas de ejecución, y se aplica sobre todo a los instrumentos de cuerda pulsada.

Aplicarlo a la armónica suele ser sencillo, consiste en movimientos rápidos o lentos de la armónica, de nuestros labios, o de las dos cosas a la vez, mientras se aspira o se sopla, se modo que se produzcan sucesiones de notas, casi siempre contiguas unas a otras, a fin de producir el efecto deseado.

Todos los audios están ejecutados con armónica en C (Do) si no se especifica lo contrario:


Ejemplo de arpegios:



Consejos del momento:

Para conseguir buenos efectos de mano en la armónica (el típico efecto UA-UA o trémolo) conviene saber qué lo produce y cuándo usarlo. La idea es atrapar bien el sonido con un correcto sellado del flujo de aire con las manos de forma que lleguemos a notar la presión del aire, que intenta salir o entrar, al soplar o aspirar en cualquier celda de la armónica. Con este sellado los sonidos serán algo "apagados", en cuanto abramos un poco la mano derecha liberaremos la presión y el volumen se incrementará. Cerrando y abriendo sucesivamente el sellado conseguiremos el efecto trémolo con nuestras manos y la mejor ocasión para usarlo, aunque no hay reglas, es con notas largas y sostenidas en el tiempo sobre todo al final de las frases.



Algunos ejemplos en vídeo:


anterior siguiente

También te puede interesar:
Tombo Folk Blues Mark-II

Hohner Marine Band De Luxe

Tombo Folk Blues Mark-II