Todo sobre la armónica de blues

Práctica ➦ Amplificadores para armónica

PRÁCTICA
anterior siguiente

Como se habló en amplificación la variedad actual de combinaciones amplificador ➦ efectos ➦ micrófono es enorme y resulta imposible establecer normas. Cada equipo nos ofrecerá su particular tono o timbre particular amplificado y debemos probar antes hasta conseguir lo que deseemos.

Es muy recurrente la tendencia a pensar entre los principiantes que la amplificación "mejora" nuestras interpretaciones, es decir, si no dominamos alguna técnica en particular o no somos capaces de interpretar bien algún tema o pasaje solemos creer que amplificando la armónica, con distorsión por ejemplo, esto "disimulará" o incluso ocultará totalmente nuestros errores y mejorará el sonido y el tono en general.

Justo al contrario, debemos dominar antes un buen tono acústico en general mediante todas las técnicas de respiración, resonancia, apertura bucal, etc. Es decir, la amplificación no mejorará de por sí nuestro tono, sino que simplemente realzará aún más los fallos y los aciertos. Cuanto mejor toquemos acústicamente mejor sonará de forma amplificada con cualquier efecto.

Para un estilo Blues o Rock, con un sonido más saturado, cálido, crujiente, "roto", algo distorsionado, redondo, es importante un adecuado sellado de micrófono ➦ manos ➦ armónica. El sonido queda atrapado en el hueco que formamos con nuestras manos distorsionándose de forma natural saturando al micrófono cuando toquemos. Abriendo o cerrando el sellado se consiguen además gran variedad de cambios de volumen, saturación, timbre y color en el tono.

No todos los micrófonos trabajan "bien" con todos los amplificadores, existen combinaciones "buenas" que dan ese sonido típico estilo Chicago, pero es algo siempre subjetivo y que depende de la técnica personal y las preferencias de cada músico.

Los amplificadores que mejor sonoridad tienen son precisamente los de las primeras épocas en que se empezaron a usar con la armónica (décadas de 1940-50), con aquel sonido inigualable de las válvulas de vacío. El uso de válvulas, tubos o lámparas crean en la salida de baja frecuencia de los amplificadores unos armónicos más ricos y cubren un espectro más amplio de frecuencias (incluso inaudibles) que los modernos amplificadores transistorizados (o de estado sólido).

Los amplificadores y procesadores digitales de efectos de hoy en día intentan imitar la sonoridad de aquellos primeros amplificadores a válvula incluso con programas específicos para los modelos más famosos (p. ej. los Fender de los años 1950-60). Hay que tener en cuenta que desde un punto de vista práctico pueden resultar más aconsejables los amplificadores de estado sólido (transistorizados) por su menor mantenimiento, menor peso y mayor portabilidad, sobre todo en el caso de que queramos un equipo fácilmente transportable y con autonomía a base de baterías recargables.


El amplificador más ampliamente usado es el eléctrico, es decir el especialmente diseñado para guitarra eléctrica, donde el trabajo de preamplificación está específicamente adaptado para entregar un sonido que se puede llegar a ecualizar con mucha distorsión pero que en términos generales trabaja en rangos medios de frecuencias.

Pero también es posible adquirir amplificadores acústicos o electroacústicos adaptados a una menor entrada de señal, y diseñados para un trabajo de preamplificación y ecualización diferentes a fin de entregar un sonido lo más claro y limpio posible. Estos amplificadores trabajarían en unos rangos más amplios de frecuencias puesto que tratarían de amplificar con fidelidad al instrumento.

La preferencia para armónica, especialmente armónica de blues es el amplificador eléctrico clásico pero cualquiera de los dos tipos nos pueden servir teniendo en cuenta sus diferentes efectos finales.

Normalmente en los amplificadores para instrumentos el tono final que queramos conseguir es una interrelación entre volumen, ganancia o distorsión y tono (agudos - medios - graves). El tono, a diferencia de los equipos musicales caseros, no es independiente. Si subimos los agudos, afectará a las demás frecuencias (graves y medios) y a la inversa.

En la mayoría de los casos, para armónica de blues, los tonos graves se suelen enfatizar, reduciendo al mínimo los agudos. El control de ganancia y el de volumen estan también interrelacionados e interactúan para conseguir el volumen final. Todos estos ajusten determinan al final que efecto queremos conseguir y a cuanto volumen sin que se produzcan acoples del micrófono (feedback o el famoso y molesto pitido).

Para un uso más profesional, para grabación, para estudio o para un uso en actuaciones en directo se requieren conocimientos bastante más técnicos y precisos que, repetimos, dependen de tantos factores que se salen del propósito de ésta web debido a la increíblemente amplia cantidad de combinaciones entre micros, amplificadores y equipos y a los distintos efectos que se consiguen. En estos vídeos de John Shirley (presentados en la conferencia de 2015 de la SPAH) podemos ver algunos ejemplos de uso profesional de micrófonos para armónica y amplificadores en muchas situaciones:




Hoy en día la oferta comercial en amplificadores y micrófonos es altísima y podemos encontrar prácticamente de todo, desde los construidos exclusivamente con válvulas o tubos de vacío como en los años 50, o totalmente transistorizados con cientos de efectos, aunque son realmente buscados y especialmente cotizados los antiguos originales de válvulas puesto que incluso éstas se pueden conseguir para sustituir componentes.

Otra opción muy interesante, como ya se dijo, son los amplificadores de estado sólido (sin válvulas) y con batería recargable incorporada, portátil y cómodo para prácticas, además de los muchos mini amplificadores de las mismas características con algunos ejemplos más abajo.


Algunos ejemplos en vídeo:



Algunos de los más famosos mini-amplificadores para prácticas usados en armónica blues, los pequeños y portátiles Danelectro, Marshall, Fender y otros:

Danelectro HoneyTone

Danelectro HoneyTone

Danelectro DH-1


Danelectro DH-2 Hodad

Marshall MS-2

Fender mini deluxe

Rayzm NK-1

Roland Micro Cube

Stagg 10GA

Orange Crush 12

Line 6 Spider Classic 15

Rocktile Scream-15

Hohner Hoodoo 15V-2200

Behringer AT108


Consejos generales: Intenta desde el principio conseguir dominar la técnica del bending, o al menos lograr ejecutar alguno de ellos, abordando por éste orden los bendings aspirados de las celdas 4, 6, 2, 3, 1, y los bendings soplados 8, 9 y 10 practicando a diario. No importa si no tienes ni idea, lo difícil que te resulte al principio o los pocos resultados que obtengas.

Una vez que consigas tu primer bend y hayas comprendido su naturaleza, se te abrirá un nuevo mundo de posibilidades en interpretación y riqueza en sonidos, y todo lo que hayas practicado e intentado anteriormente sin éxito no habrá sido en vano y se desplegará de una forma que seguramente te sorprenda.


anterior siguiente

Inicio Teoría Práctica Otros Foros
todoarmonica.org en facebook todoarmonica.org en twitter todoarmonica.org - canal RSS
todoarmonica.org © 2006 - 2018
Se utilizan cookies propias y de terceros a efectos estadísticos y publicitarios. Si pulsa sobre ACEPTO o continúa navegando consiente su uso en esta web.   Ver más información
ACEPTO NO acepto